Introducción al acto por la independencia de Siria

Tamer Sarkis, militante del Comité Antiimperialista, nos introduce mediante una breve reflexión a la realidad que los medios de propaganda del imperialismo tratan de ocultarnos sobre la guerra en Siria.

Publicado en IMPERIALISMO | Deja un comentario

La destrucción de la familia y la ideología de género

PLAN GLOBAL DE Destrucción DE LA FAMILIA (visto en Facebook)

Intentemos ponernos en el lugar de un globalista que busca un control absoluto del individuo (lo que él considera su siervo, su vasallo, su esclavo). ¿Cuál será la última oposición que encontrará en su psicópata ambición de controlar a los pueblos? Todo individuo miembro de cualquier comunidad humana tiene un sano y natural mecanismo de defensa en su familia: si te atreves a atacar, por ejemplo, a un gitano, tienes que saber que después de agredirle tendrás que derribar también a sus primos, a sus tíos, a sus cuñados, a los vecinos… Si llevamos esto a un nivel más amplio, comprendemos que el proceso globalizador tiene como mayor enemigo a la unidad familiar: si el individuo no tiene familia, queda indefenso a cualquier ataque gubernamental; si el individuo no tiene padre que le infunda coraje y osadía, estará sin defensa ante el adoctrinamiento secular del Establishment; si un individuo no tiene madre que le dé cariño y protección, el poder político podrá “criar” a esa persona al antojo de sus intereses. En palabras claras: sin tu papi y sin tu mami, el Gran Hermano tiene vía libre para devorarte.
Adam WEISSHAUPT Los Iluminados de Baviera dijo: “ se buscará la destrucción de la familia”

Charles Darwin dijo una vez: “si podemos motivar a las mujeres a ir detrás de los beneficios materiales, dejarán de tener hijos.”

Del fabiano H. G. Wells muchos piensan que solo fue un escritor de ciencia ficción, pero tiene escritos pro-Nuevo orden mundial, Wells hizo explícito que para llevar a cabo ese proyecto, “debemos destruir y terminar la obsoleta unidad familiar”

Julian Huxley dijo: “Si introducimos una sociedad que devalúe la vida humana y sacamos a la humanidad de su altar como ser privilegiado del planeta, entonces podremos llevarlo a nuestra sociedad controlada como población útil.”

“Propaganda” (1920) del judío Bernays sentó las bases de la ingeniería social tal y como la conocemos y la sufrimos en la actualidad. El primer ensayo fueron los años veinte (The Happy Twenties). En periodo de entreguerras, instituciones norteamericanas en estrechísima hermandad con las británicas, implementaron la primera revolución sexual: charleston dance, cigarrillos para mujeres, cabarets… el cine sonoro aparece en 1927 de manos de la productora Warner (“The Jazz Singer”), se introduce en la sociedad la cocaína (los Freud y compañía ya la habían estado probando empíricamente años atrás), y las mujeres se cortan el pelo como los hombres. Consecuencias: se quintuplica en Estados Unidos el número de orfanatos controlados por el gobierno, se triplica el número de divorcios, y se multiplica en una proporción no determinada el número de contagios de enfermedades venéreas.

Lord Bertrand Russell, filósofo eugenista “The Impact of Science on Society” (1951) ya nos habla de una sociedad diseñada y fabricada por una tiranía tecnocrática: “made society”, “design society”, “create culture”… son expresiones cotidianas en la fraseología russelliana. El señor Russell dijo: “Al construir una sociedad narcisista en donde todos están preocupados por sí mismos, la población no se levantará por nada ni nadie; y así el gobierno dominará a cada individuo directamente.” A partir de la segunda mitad del siglo XX, comienza una escalada de ataques a la estructura social y familiar de todo el mundo, con periódicas revoluciones culturales y tecnológicas que arrasarán los resquicios de sustratos culturales genuinos. Apriétense los machos.

Devastación de la mujer; actualización secular del arquetipo femenino: Galton, Wells, Huxley, Russell (todos ellos hombres)… todos hicieron explícito identificar a la familia tradicional como el enemigo a batir en su “sociedad ideal”. Si meditamos en ello es lógico que no haya nada más temible para los globalistas que la capacidad de amor, protección y ternura innatas en toda mujer. Si la fuerza política quiere adoctrinar a las nuevas generaciones, saben que tienen que: a) aniquilar a las madres; o b) convertir a las madres en estériles repetidores de propaganda. ¿Qué hicieron? Hicieron ambas cosas.

Los banqueros-industriales judeo-anglo-americanos financiaron periódicas revoluciones culturales, que dieron una ilusión de liberación a una mujer que, a partir de ese momento, se vio obligada a competir laboralmente. El éxito inmediato de esta maniobra fue la duplicación de la recaudación fiscal: ahora, el Establishment se garantizaba un doble momio con el saqueo a través de los impuestos tanto del padre como de la madre (los dos trabajan, los dos cotizan, los dos son sangrados). Por supuesto, la maniobra no se quedaba ahí: la educación de los hijos de las llamadas madres trabajadoras fue adjudicada a una recién estrenada televisión que en los años cincuenta y sesenta hace su estelar aparición. Los índices de divorcio se dispararon exponencialmente a lo largo de toda la segunda mitad del siglo XX; también el de los abortos y el de los orfanatos gubernamentales.

Todo el movimiento feminista fue financiado y soportado por las mismas instituciones públicas y privadas que aquí se han citado.(Existen libros muy buenos que tratan este tema; cito por ejemplo, “Seeds of Destruction” de F.W. Engdahl) La implementación de todo esto fue (y es) global, y aunque Europa y Estados Unidos fue su laboratorio de pruebas original, en el siglo XXI ya se puede evaluar su alcance: millones de mujeres incapacitadas y lisiadas científicamente para ejercer como tales, como esposas, como madres, como compañeras de vida. El Novus Ordo Seclorum busca la erradicación de las diferencias sexuales en su dimensión sacra y eminente. Por ello, la mujer moderna es sólo mujer en el aspecto exterior que aún tiene utilidad publicitaria y económica. Si las mujeres cada vez son menos mujeres… ¿Qué está ocurriendo con los hombres?

Devastación del varón; actualización secular del arquetipo masculino: ¿Qué está ocurriendo con los hombres? Lo mismo que con las mujeres. Han conseguido neutralizar los activos viriles que necesita toda comunidad para defenderse: el vigor, la valentía y la lealtad. Para ello, la ingeniería social globalista se ha servido de instrumentos de programación de las masas, como el deporte. Los instintos tribales de agrupación y defensa son controlados a través de espectáculos deportivos. Han conseguido que la furia de un varón ante la injusticia, la barbarie y el ultraje, se controle y se canalice a través de la simpatía sentimental hacia un equipo deportivo. Han conseguido disfrazar el sentimiento de pertenencia a una comunidad con los colorines de las camisetas, las mascotas y los aros olímpicos. Han conseguido captar la atención del varón con una simulada pantomima de valores heroicos, sin ningún heroísmo ni ningún valor. Eso es el deporte.
Otro instrumento para desvirilizar al hombre moderno e incapacitarlo de cara a la formación de una familia ha sido el erotismo. La psicología conductivista aplicada a las masas sabe que un varón bombardeado con estímulos eróticos constantes, acaba acostumbrándose al contenido erótico de tal forma que su libido queda desvigorizada y reducida a lo estrictamente biológico-genital. Algunos lectores jóvenes se sorprenderán, pero así es: cuanto más derroche de energía sexual, menos virilidad. Más claro: cuanta más pornografía, menos fuerza viril.

Esta emasculación espiritual del varón y la animalización de su sexualidad, favorece una trivialización del adulterio, en la actualidad generalizada en todos los países occidentales. A quien no le quede claro que el varón es cada vez menos viril, menos leal y menos vigoroso.
Existen otras herramientas importantes en la desvirilización del hombre moderno, como la industria farmacéutica, la industria alimenticia o la industria del entretenimiento. Incluso en términos cuantitativos y físicos, la OMS reconoce que la calidad del esperma de la población estadounidense se ha reducido en los últimos treinta años en niveles inexplicables. Algo parecido pasa con los europeos y con todos los varones de un mundo ya globalizado. Y si todos reconocen que este mundo ya está globalizado… yo pregunto: díganme, señores, ¿quién lo ha globalizado?

Esto es clave: la familia no ha muerto en menos de un siglo por un proceso natural; se ha cometido un asesinato con alevosía. Existen presupuestos anuales de millones de dólares dirigidos a instituciones, fundaciones y think-tanks que buscan optimizar el control tecnocrático sobre una población valorada como un rebaño de ovejas. Departamentos militares, servicios de inteligencia, ministerios públicos, instituciones filantrópicas… todos persiguen un mismo objetivo. La mayoría de los profesionales involucrados en estos organismos no saben (ni quieren saber) para qué agenda están trabajando, y se limitan a actuar según su adiestramiento profesional. El 99,99% de los psicólogos, psiquiatras, sociólogos, educadores, relaciones públicas, publicistas, burócratas varios… van a preferir desoír esta información por una cuestión de mera supervivencia de mentalidad de rata. Siempre van a argumentar: “¡Yo sólo hago mi trabajo!” ¿Y cuál es ese trabajo? Romper la barrera que protege al individuo de un Establishment político muy interesado en controlar cada faceta del ciudadano global. Esa barrera es la familia; y ese ciudadano eres tú.

ADOLESCENCIA PERPETUA

Dr. Eric Trist, usaba técnicas de manipulación psicológica para prolongar la adolescencia.
Parte de ese 0,01% consciente de quién es y qué hace, fue Eric Trist, psicólogo que estudió en Yale (Skull & Bones) y fue alumno de B.F. Skinner. Trist observó la posibilidad de modificar la conducta (de hecho, lo llaman “conductivismo”, behaviorism) a través de ciertas técnicas.

Existe una palabra clave en el conductivismo de masas: “crisis”. ¿Cuál es la época más crítica de todo ser humano? La adolescencia. Por ello, se busca prolongar la adolescencia de la población en sendos límites para prefabricar una sociedad global infantil, inmadura, descentrada, irreflexiva, dispersa, distraída y maleable. En civilizaciones normales, la adolescencia era un corto y natural lapso de tiempo (uno o dos años, a los 15 ó 16 años) que precedía a las responsabilidades de la vida adulta. Tras cien años de trabajo de los think-tank globalistas, la adolescencia es un amorfo tiempo extendido desde los diez años hasta unos indeterminados treinta y tantos (o incluso más). Saben que la mejor forma de garantizar la erradicación de relaciones interpersonales profundas es instigar a tener varios compañeros sexuales durante los críticos años de la adolescencia.

Saben que la promiscuidad asegura en la sociedad la incapacidad de aceptar un compromiso amoroso como base para la formación de una estructura familiar. Saben cómo demoler una estructura social sana, porque llevan siglos estudiándolo. A través del massmedia se sexualizó a los pre-púber y se prolongó el infantilismo en edades avanzadas, tal y como el Dr. Trist teorizó hablando de lo deseable que era lo que él llamó “adolescencia perpetua”. ¿Por qué hacer de la población mundial una masa eternamente adolescente? El adolescente es un consumidor nato. El adolescente gasta más. El adolescente es pusilánime. Y sobre todo: el adolescente no es ni un niño ni un adulto; es decir, es completamente dependiente y, al mismo tiempo, es incapaz de formar una estructura familiar independiente. Abrid los ojos y mirad a vuestro alrededor.

MEDIOS Y HERRAMIENTAS DE PROPAGANDA GLOBAL

Joseph Goebbels, profundo conocedor y admirador del trabajo del judío Bernays, dejó en sus escritos sobre Weltanshauungskrieg en 1939: “En las próximas décadas tendremos medios suficientes para modificar completamente la percepción que el europeo tiene del mundo.” Esos medios -ya lo señaló Le Bay y después Russell- eran medios técnicos, o en definitiva, tecnológicos. La propaganda se serviría de los “nuevos medios” de comunicación que aspirarán a tener un alcance global a lo largo de todo el siglo XX.

La Industria del Deporte: Goebbels dijo con referencia a los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936: “Este grandioso evento será la demostración experimental que mostraremos al mundo de nuestras ideas.

El poder propagandístico del deporte es inmenso en la sociedad global. Incide con virulencia en la emotividad de las masas para transmitir contenidos pseudo-heroicos a niños y adultos. Erradica las referencias viriles genuinas de la cultura, para sustituirlas por modelos comportamentales prefabricados. Por ejemplo: un niño hindú normal crecía escuchando historias de Arjuna, un niño español normal se criaba escuchando leyendas del Cid Campeador, o un niño egipcio normal aprendía de los relatos que escuchaba de Dhul-Nun. En el mundo globalizado, esa autenticidad cultural fue sustituida por Leo Messi, Cristiano Ronaldo, Kobe Bryan, Tiger Woods, Michael Phelps y compañía.

La Industria del Cine: Si el deporte es la principal herramienta de propaganda global sobre los instintos activo-masculinos, la Industria del Cine se sirve de la pasividad inherente a todo espectador para llevar a cabo una profundísima manipulación psicológica. Que nadie lo dude: el cine es un medio propagandístico. Como industria nació en Los Angeles a principios de siglo XX, y en él siempre prevaleció la “producción” por encima de cualquier dirección artística o trabajo interpretativo a sueldo. El dueño de una película es siempre el “productor”. El cine no es un medio artístico en el que se insertó una industria. No, no, no. Es una industria de propaganda en la que dentro existen destellos artísticos que en última instancia están a sueldo de la producción. En palabras aún más claras: el cine no es el séptimo arte; sino que es -y siempre fue desde su aparición- la principal herramienta de propaganda global. Sobre todo después de la crisis de los años cuarenta, el cine de Hollywood ni tan si quiera es rentable en términos económicos. De nuevo, la financiación de una herramienta propagandística (en este caso, el cine todo ello) se apoya en una sofisticada estructura de fundaciones, entidades privadas y subvenciones públicas más interesadas en su función propagandística y publicitaria. ¿Os habéis preguntado cuánta gente tendría que ir al cine y pagar su entrada para pagar los cachés del judío pedófilo Steven Spielberg, la perra satánica de Angelina Jolie o Tom Hanks? No hay gente ni salas de cine en el mundo suficientes para sufragar esas cifras. Hay otros financistas y otros intereses.

¿Cuál es la función simbólica de una “estrella”? La de guiar: la Estrella Polar (o el Crucero del Sur) nos guía; la Estrella de Oriente guía a los Reyes Magos; alguien bien guiado es alguien “con estrella”. Obsérvese que se ha creado un explícito “sistema de estrellas” (star system; literalmente así llamado). La población mundial es guiada científicamente por unas referencias comportamentales sistematizadas: las “estrellas” de cine. Para formar parte de ese sistema estelar, además de ser actor, hay que tener algunos de los siguientes requisitos: o ser de origen judeo-asquenazita, o estar divorciado, o tener un pasado problemático con las drogas y el alcohol (o en muchos casos, los tres al mismo tiempo). De forma descarada, algunas de estas referencias estelares se presentan como “Embajadores de Buena Voluntad de la ONU”; otros como “caballeros” de la Reina de Inglaterra; y otros directamente como directores y miembros de entidades educativas, academias artísticas, fundaciones filantrópicas, ministerios de cultura, universidades varias… Estos sinvergüenzas son las referencias comportamentales de todo el mundo globalizado, y a estas alturas la influencia de esta herramienta de ingeniería social se encuentra en extremo desbocada.

TODA LA INDUSTRIA DE SEXO Y PORNO ESTÁ DISEÑADA PARA ESCLAVIZARTE, NO PARA EL PLACER

La Industria del Sexo: Conviene tomarse en serio como enemigo a la llamada Industria del Sexo. En volumen de negocio sólo tiene parangón con la industria del cine convencional. Si se estudia su financiación y su origen se comprende qué función propagandística tiene. Con la pornografía (tal y como con el opio o la cocaína) ocurre que los primeros consumidores y traficantes formaban parte de la misma élite política. Los primeros pornógrafos fueron nobles europeos e industriales norteamericanos más o menos pervertidos. Con las revoluciones culturales de los sesenta y los setenta, la población tuvo acceso libre a la pornografía, a través de empresas con el mismo origen que las cinematográficas. Hollywood está a lado de San Fernando Valley. Para comprender rápidamente la importancia de la Industria del Sexo en el plan global de destrucción cultural, basta saber que uno de sus magnates, Hugh Hefner, fue asistente registrado de varias reuniones Bilderberg. ¿Por qué comparten mesa tipos como Hugh Hefner o Larry Flint con tipos como Henry Kissinger o David Rockefeller? Insisto en que hay que tomarse en serio la amenaza de la industria pornográfica: ataca y arrasa cimientos culturales con poquísimo esfuerzo, rápido y en masa. No se trata sólo de que el onanismo desvitalice al consumidor de estos contenidos hasta límites que prácticamente ningún moderno va a reconocer por un hipócrita pudor. La pornografía de masa va más lejos: la misma actividad sexual se muestra como una mera masturbación con otro cuerpo, profanando toda valencia sagrada de la sexualidad. Personalmente me niego a pensar que existen tantos onanistas dispuestos a pagar como para mantener una estructura empresarial que mueve tantos millones de dólares. Como ocurre con el cine convencional, el cine porno se apoya en una financiación suministrada por entidades interesadas en su papel propagandístico.

En la pornografía se suministran todos los contenidos propios de una decadencia civilizadora: homosexualismo, sodomía, lesbianismo, coprofagia, bestialismo, necromancia, sadismo… todo. Si comparamos Sodoma con nuestro “mundo feliz” del siglo XXI, parece que la ciudad bíblica sería clasificada como softcore.
La Industria de la Música: La música es otra herramienta propagandística de primer orden apoyada en un industria específica, pues al fin y al cabo ¿a quién no le gusta la música?

Para mejor comprensión: en este artículo se ha citado a Sir Charles Darwin, Sir Thomas Henry Huxley o Sir Bertrand Russell. ¿Qué tendría en común toda esta gente con tipos como Paul McCartney, el satánico-fabiano Mick Jagger o Elthon John? Pues que los unos y los otros (todos ellos) tienen título de Sir británico y son “caballeros” de órdenes de la Corona de los Windsor. Una institución política como la Corona jamás va a conceder honores a alguien que no colabore con sus intereses. El valor artístico es irrelevante, pues la función de estos sires en cuanto sires es propagandística. Científicos, periodistas, militares… son meras herramientas de los intereses imperialistas, y por ello, reciben condecoraciones y honores de instituciones político-militares. Lo mismo ocurre con la industria pop: es otro brazo del mismo plan de agresión.

En última instancia, las fuerzas militares, la psicología de masas aplicada a la ingeniería social y la industria pop, colaboran estrechamente entre ellas. Desde los años sesenta, periódicas “revoluciones culturales” son implementadas para arrasar los sustratos culturales genuinos de todos los pueblos, y de paso, introducir ciertas drogas en la población. La música pop es algo así como la banda sonora que estas revoluciones pret-a-porter utilizan en su imposición comportamental y manipulación social. Cada década tiene su “revolución”, con su droga estrella y con su artista estrellado. En los sesenta, el LSD (con su pelele Brian Jones, drogadicto, muerto en extrañas circunstancias). En los setenta, la heroína (con su pelele Sid Vicious, drogadicto, muerto en extrañas circunstancias). En los ochenta, los anti-depresivos y ansiolíticos (y con su pelele Michael Jackson, drogadicto, muerto en extrañas circunstancias). En los noventa, la cocaína (con su pelele Kurt Cobain, drogadicto, muerto en extrañas circunstancias) . Las revoluciones pop siguen un padrón repetido: devastación cultural, imposición de una referencia comportamental e introducción social de alguna droga. La única diferencia esencial entre las diferentes revoluciones pop es que en cada década se consigue un alcance mayor, pues las herramientas de propaganda cada vez son más numerosas y potentes.

El último y más salvaje ejemplo de esta imposición cultural es el llamado hip-hop. Una vez más hay que saber discernir entre la manifestación cultural legítima de un pueblo y la utilidad de manipulación cultural que el plan globalista extrae. El pueblo afroamericano es una de las comunidades más castigadas por la ingeniería social tecnocrática. l pueblo afroamericano fue usado para proyectar una “revolución cultural” global, aplicada en todo el mundo, con unos contenidos claros: culto a la violencia, las drogas, el dinero, el crimen y la misoginia. Con la cultura hip-hop, la música pop como herramienta en manos de la ingeniería social global llegó a un nivel de devastación sin precedentes en la historia de la globalización cultural.

La industria del Entretenimiento: Todos estos medios propagandísticos globales (deporte, cine, pornografía, música pop…) se presentan con el pretexto de ofrecer un inocente entretenimiento. De hecho, ellos hablan de una “Industria del Entretenimiento” como un cajón de sastre donde entra todo tipo de propaganda. Fijaos en esta palabra: “entretenimiento”. El entretenimiento es la acción de entretener y, definido por la RALE, entretener no es sino “distraer a alguien impidiéndole hacer algo”. Es decir: no hay entretenimiento posible sin la voluntad de alguien que busca impedir algo al entretenido. ¿Qué pretende impedir la Industria del Entretenimiento? Impedir que cuestiones, que te enfurezcas, que razones, que luches, que veas, que hables, que ames, que leas, que escribas, que pienses… en definitiva, ¡que vivas! El judío Zbigniew Brzezinski dijo en 1970, en “Between Two Ages” que “en las próximas décadas va a resultar prácticamente imposible la existencia de un pensamiento propio.” ¿Acaso piensas que el señor Brzezinski está interesado en tu diversión? Pues lo está: existe una Industria del Entretenimiento que produce cacharros que incluso fueron llamados “Sistemas de Entretenimiento” (Entertainment System). Recordemos la “adolescencia perpetua” del Dr. Trist y la intención de infantilizar a la población global. Hace décadas, apareció en escena algo referido con la palabra “juego” (game, en inglés), es decir, algo para niños. Este “juego” no se comercializó sólo para los niños. En su desarrollo, se puede hacer un seguimiento de los contenidos y asegurar categóricamente que todo esto es muchísimo más que un juego. Es una potentísima plataforma de propaganda global con una influencia de masas en constante crecimiento. Eso son los llamados “videojuegos”.

La industria del videojuego ofrece algo novedoso con respecto a la industria del cine: una ilusión de interacción. Ante una película, el espectador está pasivo tragando contenidos. Ante un videojuego, el jugador cree estar interactuando en una trama (por supuesto, la actividad se reduce a los movimientos de las manos sobre el llamado joystick). El videojugador se involucra emotivamente con lo que está presenciando a través de su ilusoria participación. Resulta previsible que sus apologistas y publicistas aseguren que el videojuego no es más que un juego, como el ajedrez, las damas o el manqara. Pero no es así: los contenidos están científicamente escogidos y en la industria están involucrados las mismas instituciones, entidades, universidades y las mismas corporaciones paraguas que están detrás del deporte, el cine o la pornografía.

Existen extremos ya alcanzados como videojuegos consistentes en ser un criminal proxeneta (San Andreas, de Rockstar Games), atropellar mujeres embarazadas (Carmageddon, de Stainless Games), o realizar orgías sexuales (Sexfriend, de Stone Heads). En el extremo del “entretenimiento” ya alcanzado existen videojuegos que ofrecen una vida alternativa a la vida real, una vida virtual, una ciber-vida (Second Life, de Linden Reseach). Y es que estos “juegos” hace tiempo que dejaron claras sus intenciones: crear una realidad paralela, virtual y paradójica en el sentido de que no puede ser real. El desarrollo de esta herramienta como medio propagandístico llevaría el poder de manipulación psicológica hasta límites difíciles de predecir. Preferimos ceñirnos a la actualidad: si la Industria del Entretenimiento sigue desarrollándose al mismo ritmo que lo está haciendo, ni los más optimistas pueden alejar “los próximos años” que señaló Brzezinski en 1970, del futuro más inmediato. Los medios de propaganda global y psico-manipulación de masas habrán llegado en ese momento a la culminación de su expansión exterior.
En ese momento, la escalada de control sobre el ser humano se concentrará en su interior, en la propia tecnización de su organismo y fisiología. Con control absoluto sobre el exterior del individuo y su contexto social (es lo que han hecho durante todo el siglo XX), la tecnocracia global a lo largo del siglo XXI se sumergirá en el control de su interior y su computarización psicológica. Este viaje infernal ya ha comenzado.

En esta era abierta, la propaganda global ya no tendrá como producto una “ingeniería social”, tal y como ya conocemos. Será (empieza a ser) aún más horrible: al controlar ya no sólo el exterior y lo social, sino el interior y lo psico-fisiológico, la industria propagandística global arrojaría una “ingeniería psíquica”. El siglo XXI se presenta así para la tiranía científica: la sociedad (lo que ya Le Bon valoró como “masa”) ya está controlada; ahora resta controlar directamente al individuo.

La Era Tecnotrónica: El Doctor en Ciencias Políticas de la Universidad de Harvard ya citado, Zbigniew Brzezinski escribió en 1972: “La era tecnotrónica involucra la aparición gradual de una sociedad más controlada. Tal sociedad será controlada por una élite no contenida por los valores tradicionales.” La aparición gradual de esta sociedad no es un fenómeno espontáneo, sino que responde a un proyecto de ingeniería social global, apoyado en una ciencia específica y ejecutado por medios técnicos, tal y como se ha explicado en este artículo. Esa “aparición gradual” que Brzezinski anunció en los años setenta, en los años noventa se convirtió en algo “visible” (Recordemos a George H. W. Bush en 1991 y su ya célebre “It’s coming in the view…”), y en el siglo XXI es palpable: una sociedad global uniformada y controlada por medios técnicos en manos de una reducida minoría que proyecta sucedáneos culturales, ideológicos y religiosos a una población en la que han arrasado su sustrato intelectual y espiritual genuino a lo largo del último siglo. En efecto, tal y como dijo y dice Brzezinski, esta sociedad ya está “controlada por una élite no contenida por los valores tradicionales”. Lo que da cohesión a esta élite no es ninguna familia, ni raza, ni religión: es la perpetuación de su oligarquía a través de herramientas tecnológicas y científicas.

Para dicha perpetuación, es necesario arrasar todo (todo) resquicio de sustrato cultural genuino, cualquier base de una comunidad humana, toda estructura de agrupación y cooperación. Es por ello, como ya he dicho, que la familia es (y siempre será mientras sobreviva aún en la agonía) el enemigo final a batir para el elitista Nuevo Orden Mundial tecnocrático.

Publicado en FEMINAZISMO, JUDIOS, MALTHUSIANISMO, NUEVO ORDEN MUNDIAL | 13 comentarios

ESCUCHA SALUD Y LIBERTAD

10154178_665245496882627_526236794563306813_n (1)

Escúchalo esta semana:
Miércoles 22h a través de www.radioddc.com
Jueves 19h a través de www.somossinbanderas.com
en la FM:
Viernes Barcelona a las 07h (a.m.) 100.3 FM a través de Libre FM

Sábado 23h (horario venezolano).
A través de la FM en toda Venezuela
a través de www.laradiodelsur.com
http://laradiodelsur.com/?cat=2900 (ver los distintos diales)
Y si te lo perdiste, todos los programas aquí:
http://www.somosmejoresqueellos.com/saludylibertad.htm

Escucha y comparte

Publicado en FEMINAZISMO, IMPERIALISMO, MOVIMIENTOS REVOLUCIONARIOS | 10 comentarios

DESMONTANDO LAS FALACIAS DE LA JUNTA DE KIEV SOBRE ODESA

Los asesinos fueron los neonazis-tontos útiles del imperio judeo-yankie, ultras de equipos de oligarcas judíos.

“Todas las figuras claves de los crímenes en el sureste de Ucrania están vinculadas de un modo o de otro a Washington. En primero lugar, el genocida comandante en jefe y a la vez pastor baptista Alexander Turchinov. Su subordinado Valentín Nalivaychenko, agente de la CIA. Dmitry Yarosh, el líder de los matones del “sector Derecho”, creado con dinero de la inteligencia americana.

Turchinov se somete el jefe actual de la CIA en Ucrania Valentín Nalivaychenko, que desde el 1 de mayo dirige la operación genocida contra el propio pueblo de Ucrania. A principios de 2000 él era nombrado cónsul general de la embajada de Ucrania en los EEUU, donde era reclutado. El Vicepresidente de los EEUU Joe Biden hasta llamaba a Nalivaychenko “uno de los suyos en Kiev”.

Docenas de muertos en Odessa tras incendio provocado – Los crímenes contra la Humanidad de la junta de Kiev y sus bandas terroristas

odessa14
El líder del Sector Derecho (Pravy Sektor) de Odessa, con responsabilidad directa en la matanza, aquí con el Gran Rabino de Odessa

A esta gentuza neonazi se le suma los otros instrumentos del imperialismo judeo-yankie: los troskos y los yihadistas.

Satán los crea y ellos se juntan

Publicado en ANTI-TROSKISMO, DISIDENCIA FABRICADA, IMPERIALISMO, JUDIOS, ULTRADERECHA SIONAZI | 80 comentarios

TAMER SARKIS. Rafael Correa en Barcelona el pasado 22 de abril, una crónica

Rafael Correa en Barcelona

Fui el pasado martes 22 de abril al auditorio del Forum de Barcelona, a ver qué se contaba Correa. Sí: el Presidente de la República de Ecuador, cuya gira española los medios de comunicación han in-comunicado deliberadamente. La platea, a reventar. Del aforo, 90% ecuatorianos a ojo de buen cubero. Se grita y se grita: “Correa re-elección”. Banderas de Ecuador, claro. Pero también bolivianas; y bolivarianas, y del Movimiento Al Socialismo, entre otras. Un rostro femenino aimara, o quizás tupí, o guaraní, cobrizo, sujeto un banderín ecuatoriano al moño del cabello y portando, amplia, la estela de Bolivia. Esa gente disuelve por instinto la lógica de la pequeña frontera, que es la lógica de quienes, un par de siglos ha, las trazaron desde Europa.

PLATOS ENTRANTES

Síntesis

El entremés musical lo puso Shun-go, banda de calidad que sintetiza la música terruñera gentilicia ecuatoriana con el jazz, el funk y el rock. Sus escalas y notas son manifiesto rotundo contra cierto fundamentalismo cultural que bajo excusa de lo “multi” y de la “esencia propia” cosifica a los grupos humanos al gusto e interés de los centros geográficos inversores y exportadores de capitales: “Lo vuestro, indios preciosos, es tocar la flauta de cañas; vosotros, indios románticos, no-electricidad, no-conocer metal, no-técnica sofisticada productiva ni instrumental”.

Pues no, señores antropólogos, arqueólogos y etnógrafos del Sistema: indiecito ser muy entrañable y bucólico, e indiecito ir a desarrollar industrias, y megatones también, para defenderse, y mega-vatios para movilizar la robusta Potencia colectiva. Ello no riñe con la identidad. Es, mejor dicho, el super-conductor de flujo de identidad, que, sin ir más lejos, sonaba sobre el escenario desde el fondo de la historia, a cada riff, compás y redoble. Sonaba como presente y futuro; no como residuo perdido en el tiempo, in vitro. Herencia y curso se auto-afirman y en la precisa afirmación se auto-superan (Hegel) gracias a su conjunción con la materia que el grupo humano puede socializar para sí. Y, como escribiera el poeta Celaya, “Nosotros somos quien somos. Basta de historia y de cuentos”.

Al público no le acabó de cuadrar Shun-go. Tranquilos, chavales. “Hay quien nace póstumo”, dijo Nietzsche.

Comunidad

Los entremeses continuaron con una exhibición de danza aimara, cuya primera parte fue Asia pura en movimiento, en música, en vestimenta, en ademanes, en rasgos, en pintura facial. La entrée hizo evidente la unicidad gentilicia asiática de fondo, pluralizada por aquellos nichos ecológicos americanos donde los primigenios grupos migratorios se asentaron. En los intervalos subsiguientes, policromía de capotes holgados y variedad participativa de edades en la coreografía; composición con la que el inconsciente colectivo (se) traduce la reciprocidad funcional múltiple conformadora de la unidad social y conformada en la misma.

Hay una sabiduría comunicadora de complementariedad en ese organismo dinámico danzante de viejos, adultos, mozos y niños. Complementariedad contra la enajenada y utilitaria “co-existencia” propia de las pseudo-sociedades de “individuos” (por llamarles a estos de alguna manera). Contra la muleta moral de la “tolerancia”, la com-unidad fluyendo a través de la danza nos estaba relatando aquel remoto vínculo objetivo radicalmente igualitario generatriz de su reflejo, el lazo inter-subjetivo. Tal como en los ritos de posesión, aquí la música cíclica, insistente, repetitiva, favorece el auto-olvido; la auto-objetivación. La indivisión del sí mismo con la Totalidad que deja de ser alienada, “exterior”. Ritmos y pasos nos estaban contando la primitiva verdad universal de nuestra especie, cuya auto-devolución -para llegar a ser lo que somos- pedimos a gritos y a danzas.

Y recordar también el grupo de salsa cuyos componentes trajeron sabor costeño. En la orquesta se juntaban argentinos, colombianos, venezolanos y ecuatorianos. El cultivo común de cultura latinoamericana pone a las naciones de la Patria Grande a caminar juntas con naturalidad. Con idéntica naturalidad, la política ha de imitar al pueblo, deviniendo grand-política.

El fallo

La nota discordante del entremés fue puesta por la publicidad de Turismo Ecuador proyectada en pantalla: Ecuador de porcelana verde-esmeralda, intocable, in-transgredible, in-soplable. Donde todos los disfrutadores filmados eran de corte guay y foráneo. Divinidades en el Paraíso. Esperemos que jamás Ecuador llegue a cosificarse en el paraje turístico representado, porque, por fortuna, ya lo es. Tiene que librarse de ese “horizonte” vacuo (como el barcelonino de hoy día), porque la república andina parte de esa riqueza -fastuosa, suntuaria, obvia- para transformarla en muchas otras.

La Tierra respira atravesada por un capitalismo mundial donde el principal polo imperialista necesita orquestar en condición de Capital a cada “diferencia consustancial” supuesta. Los árabes, con gidlaba, pastoreando camellos e invirtiendo improductivamente en casinos que no crean plusvalor sino que se limitan a hacerlo circular. Los andinos, a la sombra de las altas nevadas cumbres, tirando de su llama y mirando ladera arriba para cultivar el maizal. Con esa lírica el imperialismo especializa al mundo por “regiones culturales” con arreglo a tipos de intercambio. Sin competencia, y siendo los únicos capaces de atender a las dependencias que han generado, las burguesías monopolistas se dedican a exportar capitales y turistas hacia sus privados monocultivos de café, de chatarras… y de folk-agasajadores de turistas. Invirtiendo en “la diferencia” mientras la aliena y la enlata en un tenderete de productos “autóctonos” y “exóticos” bajo propiedad de unos cuantos Padrinos, el imperialismo estadounidense trata, a su vez, de suplir su inoperancia a la hora de deslocalizar su propia producción, mostrándose ya incapaz de seguir esparciendo por el mundo fragmentos de plantas industriales a una rentabilidad cabal. Las alternativas de acumulación capitalista ideadas por quienes agotaron ya sus perspectivas clásicas de garantizarse Tasas de Ganancia funcionales, consisten en reificar la diversidad a modo de un “sujeto cultural” mezcla de bufón, animador, prostituta, quintaesencia ecológica humana, lagarterana, guía museístico, Buen Salvaje rousseauniano y hábil proletario productor de souvenirs y de exquisitos objetos de importación. A todo esto hay que responder, que los parajes ecuatorianos son bellísimos. También lo son, señores, las centrales, los arsenales defensivos, la biga de acero, la nano-tecnología, la aplicación informática de los extractos de silicio y las perforadoras petrolíferas marca de la casa.

EL PLATO FUERTE

Rato ha que había terminado de hablar el Canciller Patiño -justo reconocimiento a la contribución migrante en lo que atañe a haber paliado la crisis del 99, y anunciación del soporte gubernamental ecuatoriano a sus nacionales afectados por las hipotecas en España. Correa nos tenía en ascuas cuando suena el himno nacional, todos en pie, y entra él desde una de las “bocas” laterales del auditorio. Sus paisanos se lo comen, y no precisamente a ostias. Contextualicemos que se trata de un evento gratuito y abierto -no de militancia-, y donde la entrada no ha sido objeto de control alguno con arreglo a pre-inscripción, carnets o afiliaciones.

Correa inició su locución llamando “exiliados de la pobreza” a sus paisanos migrantes, la mayoría venidos bajo el marco de la citada crisis. Desmontaba así la idealización socialdemócrata que a menudo pinta la migración con la florida tonalidad del “empuje por probar fortuna en tierras de oportunidades”. Se trata, por el contrario, de un exilio; de una enajenación traumática respecto de la tierra propia y relaciones. Ahora, en este nuevo contexto económico abierto por el cambio de 2007, Ecuador puede recibirles en condiciones, al tiempo que van disolviéndose los cacareos y los trapicheos de eso que fuera denominado por Gramsci “la política de estar por casa” o “la pequeña política”, dominadora un día, con sus desfalcos, del escenario institucional ecuatoriano, como hoy domina el escenario español. Al habérsele cercenado las pinzas al indecente banquete exterior de intervención sobre la vida económica y compra, la gran mayoría de corruptos potenciales se han quedado sin corruptores a quienes hacer la faena. El pueblo ecuatoriano agradece este cambio de escena con un 80% de apoyo tras siete años de Gobierno. Correa les llama a no olvidar jamás las injusticias recibidas. Y los “poderes fácticos” rabian al reconocer que se han quedado irremisiblemente sin sujetos particulares extra-legalmente favorecedores, al haberse visto privados de favoritismo estructural legal.

La revolución educativa constituye un pilar obvio de la llamada “revolución ciudadana”. El ser humano es la fuerza productiva más valiosa, única capaz de generar las demás fuerzas, o bien de transformarlas y operativizarlas. Solamente en España hay más de 600 becarios ecuatorianos. El Valor saldrá del trabajo, y será real, en lugar de proceder (falsamente) de una ficción financiera oligárquica dependiente de unos acreedores que, de golpe y porrazo, cuando se cansaron de sustentar la mesa de la oligarquía, dieron un manotazo suscitando la quiebra del sistema bancario ecuatoriano. Y siendo así que, para salvar a los suyos de ser engullidos en un graznido de los cuervos norteños, el banco central procedió a un “salvataje” bancario que le obligó a sobre-producir moneda, dividiendo por tres su valor y poniendo al país de rodillas ante las exigencias imperialistas de dolarización. Desmoralización y desesperanza compusieron el reflejo mecánico de la debacle. La sociedad civil no percibía un plus ultra a la “crisis”, mientras dos años después de haberse iniciado ésta, los bancos doblaban su volumen de rentabilidades pre-quiebra, y las expatriaban hacia los centros económicos internacionales.

Los bancos se excusaban por la fuga de Capital, argumentando que así no hacían más que prevenirse ante un futurible ecuatoriano similar al ya padecido. Y Correa les trató de traidores a la patria: pues las quiebras de sistema bancario se hallaban determinadas por unas relaciones bilaterales oligarquía-imperialismo, enmascaradas tras la jurisdicción definidora del “sistema bancario” interno. Se acabó el juego de ser los causantes y salvarse de las consecuencias propias a costa del país (“El Capital debe asumir todos los riesgos, por ninguno el ser humano”). Y se acabó la regencia financiera sobre la política de Estado petrolera, que empujaba a los delegados políticos de la oligarquía, a vender por un plato de lentejas la riqueza nacional para financiar a la clase dominante pagadora de tales delegados. La prensa y los políticos propiedad de las “élites” “nacionales” e “internacionales” (imperialistas), las Potencias, las finanzas y sus monopolios, fueron justamente quienes pusieron toda la carne en el asador a la hora de “advertir” a la población sobre la “jaula de hierro” administrada mundialmente por “los mercados”, “las élites”, “las finanzas”, “los monopolios”… Cinismo de quien camufla su amenaza tras el manto naturalizador de un discurso fatalista “alertador”. Y dice Correa, parafraseando a Lenin, que “Todo depende de quién tiene el Poder”. En las nuevas relaciones de Poder configuradas, aquella endiosada jaula de hierro, tótem y tabú del fetichismo vulgar periodísticamente organizado, se disolvió como un azucarillo en te caliente.

A fecha de hoy, señala la ONU en su Índice de Desarrollo Humano, que Ecuador es el país latinoamericano con más acusada reducción de las desigualdades y de la pobreza. No está mal si lo dice “la cueva de bandidos” (Lenin), nada sospechosa de “correísta”.

Y es que Correa siempre tuvo consciencia de que la cuestión del Poder era condición sine qua non, pero no era condición suficiente. En otras palabras, Correa fue siempre consciente de que, el Pueblo en el Poder, muy revolucionariamente sería candidato a pasar escaseces y en tal caso iría desencantándose -iría dejando de ser revolucionario. Ello a menos que, junto con el Poder, el Pueblo pasara a ser protagonista del desarrollo de medios materiales. De lo contrario, “tenemos el Poder”, ¿pero Poder sobre qué?. En todo nuevo marco de Poder, ideología y Economía son indivorciables. Mao lo dijo a su manera: “Los seres humanos caminamos con los dos pies”.

Y sin embargo, no es estrictamente técnico o tecnológico el desarrollo que haga posible ejercer el Poder sobre una materialidad enriquecedora de la vida colectiva. Ni tan siquiera lo es fundamentalmente. Se trata, parafraseando a la ONU -pero de verdad-, de “desarrollo humano”. Con ese objeto ha sido configurada una Universidad Nacional Docente, ya que, en palabras de Marx, “el educador tiene que ser educado”. Una elevación de la calidad de los saberes y una diversificación de estos, es el dispositivo rector para cumplir la premisa gubernamental de “diversificación de la matriz productiva”. Hay vida más allá del petróleo y junto a éste. El propio arte deja de ser una performance para contemplación propia y ajena, y asume sus substancia: es producción de la auto-representación colectiva, que vale y nos enseña. Correa habla del viejo boom petrolero, traicionero y limitado, versus el boom del conocimiento, que, como la vida, carece de punto y final. Y al caso viene: la vida será objeto científico en la Universidad Amazónica, de ubicación selvática.

Con la hominización y la adquisición de capacidad de producción consciente y técnica por parte de nuestra especie, “la historia natural se vuelve social” (Federico Engels, Dialéctica de la naturaleza). Y al caso va que Correa está empeñado en elevar hasta el 93% el origen hidráulico de la electricidad en Ecuador. Para 2016 desea exportar porciones de esa energía. Gracias a la superación conjunta latinoamericana respecto de la pequeña óptica territorial, UNASUR invertirá en un tendido eléctrico de Ecuador hacia Chile. En Chile están empezando a soplar vientos. Queremos que sean vientos del Pueblo, emancipando a Chile -al Mundo- de ser retaguardia de lo viejo, para hacerlo Vanguardia de lo nuevo. Nosotros, en esta España mezcla de cortijo bananero y pocilga, aborrecemos el chovinismo injusto de “la madre patria”, y queremos ser parte activa de la Patria Grande trans-oceánica. La de los parias que van ya dejando de serlo. La de los parias que todo han de ser.

Tamer Sarkis Fernández,

Vicedirector de DIARIO UNIDAD

Publicado en CAPITALISMO, IMPERIALISMO | 14 comentarios

PERLAS DE LA FEMINAZI DE PODEMOS BEATRIZ GIMENO

maxresdefault

“Un mundo lésbico es la solución”

Aquí unas cuantas perlas de su escrito Una aproximación política al lesbianismo:

“La heterosexualidad obligatoria es una herramienta del patriarcado para poner a las mujeres en una posición subordinada respecto a los hombres”

“La heterosexualidad no es la manera natural de vivir la sexualidad, sino que es una herramienta política y social con una función muy concreta que las feministas denunciaron hace décadas: subordinar las mujeres a los hombres; un régimen regulador de la sexualidad que tiene como finalidad contribuir a distribuir el poder de manera desigual entre mujeres y hombres construyendo así una categoría de opresores, los hombres, y una de oprimidas, las mujeres”

“La condición masculina significa la pertenencia al género que detenta todo el poder”

“La heterosexualidad es la herramienta principal del patriarcado”

“Olvidar que en la mayor parte de los periodos históricos las mujeres, si hubieran podido elegir, hubieran escogido no mantener relaciones sexuales con los hombres , no vivir con ellos, no relacionarse con ellos, es olvidar algo fundamental en la historia de las mujeres (y de los hombres)”

“Es la heterosexualidad la que, verdaderamente, se clava en las vidas y en los cuerpos de las mujeres. Situarse en el espacio físico del lesbianismo puede resultar liberador en tanto que se asume una posición de outsider respecto de la heterosexualidad, en tanto que el cuerpo se siente más libre y respira, en tanto que una puede observar(se) desde fuera, y hacerse más consciente de los mecanismos de opresión que operan sobre nosotras.”

“La heterosexualidad no sólo se enseña, sino que además, se hacen ímprobos esfuerzos para que la mayoría de las mujeres sientan que no tienen otra opción; la heterosexualidad está fuertemente inducida, y de ahí los múltiples mecanismos destinados a sustentarla, a enseñarla, a favorecerla, a castigar la disidencia, a presionar a las mujeres para que se hagan heterosexuales en definitiva: mecanismos psicológicos, sociales, económicos, políticos. Si la heterosexualidad fuese natural, o siquiera beneficiosa para las mujeres, no necesitaría de los enormemente complejos mecanismos que se emplean para mantenerlas dentro de ella.”

“El feminismo lucha con denuedo para limitar los daños que la heterosexualidad provoca en las mujeres”

“Se sabe que cualquier mujer puede ser lesbiana”

“No hay una construcción ideológica rígida de la feminidad; no es necesaria, el único requisito de la feminidad es que ésta este supeditada en cada momento histórico a los deseos masculinos”

“De ahí que dicha frase se pueda proferir como amenaza: voy a hacer que te sientas una mujer de verdad, es decir, voy a violarte”

“Son muchas las lesbianas que afirman haber escogido serlo o bien por razones políticas o, si bien no conciencian esa elección, dicen haber llegado a la conclusión de que como lesbianas son más felices, ya que encuentran que las relaciones entre mujeres están dotadas de cualidades que no encuentran en los hombres”

“Muchas otras sienten que elegir una vida lesbiana es elegir una vida que se aleje de la que han llevado sus madres”

“El feminismo combate para que las mujeres no pierdan sus energías intelectuales y/o afectivas con los hombres”

“Muchas mujeres tendrían mucho que ganar si existiera una ecuación que pusiera en pie de igualdad homo y heterosexualidad o que incluso fomentara la no heterosexualidad. Se nos enseña como limitar los problemas de salud física y mental, económicos, políticos y personales, pero nada se nos dice de que estos problemas también podrían ser combatidos viviendo un estilo de vida lesbiano”

“La violencia machista sólo la ejercen los hombres contra las mujeres porque los hombres son los únicos que en esta sociedad se pueden encontrar en la posición masculina [...] Sólo un hombre puede sentir que tiene la legitimidad simbólica, cultural, histórica que le da el patriarcado para matar a su mujer. [...] Cuando un hombre mata a una mujer por machismo, es un asesinato por odio a las mujeres, que es lo que es el machismo simplificando mucho. Al revés es un asesinato pero no existe el “odio a los hombres” como tipo penal aunque ahora los neomachistas quieran crear este tipo o borrar el que reconoce el odio misógino. No lo van a conseguir, ninguna legislación en el mundo reconoce tal cosa y, al contrario, muchas ya reconocen el odio misógino como un tipo específico de violencia. La violencia de género es una violencia agravada por el delito de odio misógino.”

PROPAGANDO LA GUERRA DE SEXOS A TOPE!!!

Beatriz Gimeno defiende a las marionetas NWO de las Femen…

Femen, ¿por qué nadie está con ellas? | pikara magazine

Igualmente La señora Gimeno está a favor de “visibilizar”…lo que le interesa.

Lo que no le interesa aboga por “invisibilizarlo”. ¡¡Coherencia total!!:

¿Tenemos que ser las activistas lesbianas las que visibilicemos la violencia que se pueda dar –esporádicamente- en las parejas formadas por mujeres? Yo creo que no y, por eso, que no cuenten conmigo para dar pábulo a estas cuestiones.

Cada cierto tiempo el asunto de la violencia en las parejas de lesbianas se discute o bien en los medios generalistas o bien también –y especialmente- en el ámbito del propio activismo lesbiano. Tengo que reconocer que a veces ese tipo de estudios o de discusiones me sacan de quicio hasta el punto de que yo misma tengo que preguntarme por qué me gusta tan poco que se discuta de eso o se dé visibilidad a la violencia que existe en algunas parejas de lesbianas. Creo que hay dos razones de que el tema me guste tan poco. La primera y más importante tiene que ver con el uso que el neomachismo pretende hacer de cualquier tipo de violencia intrafamiliar para deslegitimar y desdibujar la lucha contra la violencia de género como un tipo de violencia sistémica particular y anclada en el patriarcado. Si todo es violencia y, sobre todo, si todo es el mismo tipo de violencia, entonces no hay razones para establecer medidas concretas de lucha contra la violencia machista. Naturalmente que esa es la manera tradicional de negar e invisibilizar que la violencia machista es diferente a cualquier otra porque se produce en un contexto de desigualdad de poder estructural (desigualdad real y simbólica) en el que los hombres creen tener derechos de propiedad sobre “sus” mujeres”.

Violencia que no es de género | Beatriz Gimeno

Observen que esta señora EN EL MISMO PÁRRAFO critica una “invisibilización” (la de la “violencia de género) y confiesa que le saca de quicio que se “visibilize” la violencia intra lésbica

La Sra. Gimeno deseando que exista un Poder Rosa y “discriminación positiva” (o sea, DISCRIMINACIÓN) pro “Gay”:

“15. EL poder rosa es más real de lo que pensamos?

Si fuera tan real como la gente piensa ya habríamos conseguido lo que queremos. El poder rosa es un mito homófobo. Ojala fuera real. Todos los grupos tienen derecho a tener un grupo de presión. Por lo que vemos, nuestra capacidad de presión no es muy grande. Espero que el poder rosa sea cada vez más poder.

16. ¿Practican los gays la discriminación positiva?

Espero que sí. Estoy por cualquier medida que ayude a los grupos discriminados a sacudirse esa discriminación. Los discapacitados ya tienen leyes de discriminación positiva en todo el mundo occidental y nadie ha dicho nada. Las mujeres están empezando a tenerlo, cualquier grupo discriminado puede beneficiarse de la discriminación positiva“.

elmundo.es | encuentro digital con Beatriz Gimeno

Observen que los “LGTBI” no están en contra de la “discriminación” si esta les favorece.

Relean por favor esta frase autocontradictoria porque es para enmarcar:

“cualquier grupo discriminado puede beneficiarse de la discriminación”

Por cierto, según la señora Gimeno la PROMISCUIDAD forma parte de la “identidad Gay”:

18. ¿Por qué esa necesidad de los homosexuales de reproducir los patrones de comportamiento heterosexuales (tener hijos, rol en la pareja)? ¿No debería ser la homosexualidad una forma de sexualidad completamente distinta con sus propios códigos?

Pues en parte lo es. En todo caso hay de todo. Pero sí que tiene sus propios códigos de comportamiento como por ejemplo la aceptación universal de la promiscuidad aunque se tenga pareja. La fidelidad no es un valor en la comunidad gay.

A mí me asombra como esta señora se da a sí misma el derecho para hablar representando a millones de personas homosexuales que ella no conoce y a decir que para ellos “la fidelidad no es un valor”.

China_strap_on_ons_dildos201046834132
Comprad vaselina chicos, las feminazis van muy en serio

ENTRE SUS OBJETIVOS FEMINAZIS ESTÁ EN DAR POR EL CULO LITERALMENTE A LOS HOMBRES!!!

Me gustaría contribuir a problematizar la siguiente cuestión: dado el profundo simbolismo asociado al poder y a la masculinidad que tiene en la cultura patriarcal la penetración (a las mujeres), ¿qué podría cambiar, que importancia cultural tendría una redistribución igualitaria de todas las prácticas, de todos los placeres, de todos los roles sexuales, incluida la penetración anal de mujeres a hombres?

Por el culo, políticas anales | Beatriz Gimeno

100% MALTHUSIANA!!!:

Construyendo un discurso antimaternal

El feminismo tiende a ignorar la naturaleza compulsiva de la maternidad, a quitar importancia a su papel en la comprensión de la discriminación estructural e ideológica de las mujeres y a mantener como tabú cualquier discurso contrario.

El otro día, en la penumbra de una reunión nocturna, hablando de esas cosas que no suelen mencionarse a plena luz del día, varias amigas terminamos hablando con franqueza absoluta de la maternidad. Y tras la charla, fuimos varias también las que acabamos coincidiendo en que al feminismo le queda mucho por decir acerca de la maternidad, aun cuando se pudiera pensar que ya lo ha dicho todo; al fin y al cabo, la maternidad es uno de sus temas de siempre. Pudimos constatar que, a pesar de que la maternidad ha sido estudiada, analizada y cuestionada, y que la reivindicación de los derechos reproductivos es una constante dentro del feminismo, no hay propiamente dentro de éste un discurso claramente antimaternal.

Aunque la maternidad aparentemente haya cambiado mucho de aspecto, tenemos derecho a preguntarnos si este cambio ha sido algo más que un simple modernizarse para seguir siendo, en el fondo, un discurso prescriptivo que pretende seguir manteniendo plenamente operativo el eterno binomio mujer-madre, aunque ahora se trate de una mujer moderna y una madre también moderna. El feminismo, en mi opinión, tiende a ignorar la naturaleza compulsiva de la maternidad y a quitar importancia a su papel en la comprensión de la discriminación estructural e ideológica de las mujeres. El tabú que se cierne sobre cualquier discurso antimaternal dentro del feminismo no hace sino evidenciar el carácter conflictivo de una cuestión que no sólo afecta a la configuración de la identidad de las mujeres sino al mantenimiento mismo del orden social en su conjunto.

No puede ser que de una experiencia humana con esa capacidad tan poderosa para cambiar la vida de cualquier mujer no existan apenas discursos negativos, aunque sólo sea por pluralidad
Durante la mayor parte de su historia moderna, el principal objetivo del feminismo ha sido por una parte defender una condición maternal compatible con la vida (en el sentido más literal), o bien, en los países ricos, defender una organización maternal que permita ser madre sin dejar de ser igual. Y siendo estas dos preocupaciones lógicas y justas, eso no quiere decir que se deban sofocar otras posibilidades de pensar la maternidad. En general, salvo excepciones, son pocas las voces que han formulado discursos contrarios a una cuestión que, simplemente, se asume como lo normal, natural, inevitable, incuestionable, etc. Casi todas las posiciones feministas acerca de la maternidad parten, en todo caso, de la posición que da por hecho y no cuestiona, ni política ni vitalmente, que la mayoría de las mujeres del planeta quieren ser madres y que, en todo caso, ser madre es algo bueno.

No se trata aquí de opinar si la maternidad es buena o mala, sino simplemente de llamar la atención sobre el hecho de que estamos ante una institución tan inscrita en nuestra organización social y en nuestra subjetividad que no admite ni un sólo discurso contrario, aun cuando fuera minoritario. No puede ser que de una experiencia humana con esa capacidad tan poderosa para cambiar la vida de cualquier mujer no existan apenas discursos negativos, aunque sólo sea porque la pluralidad de puntos de vista es lo esperable siempre ante cualquier asunto complejo. Y sin embargo, aquí no hay diferentes puntos de vista o los puntos de vista negativos no se hacen visibles. Lo cierto es que no existe ninguna otra institución social que goce de ese mismo índice de aceptación y ausencia de crítica; y esto tiene que dar que pensar. Es cierto que cuando hablamos del derecho al aborto o de los derechos reproductivos, estamos asumiendo que esto incluye el derecho a no tener ningún hijo, pero se trata de algo que queda implícito, que se supone, pero no es un derecho que se explicite y mucho menos que se visibilice culturalmente no sólo en pie de igualdad, sino siquiera con algún rasgo positivo, como discurso alternativo a los discursos maternales hegemónicos.

Porque la cuestión es: ¿Se puede verdaderamente elegir algo cuando una de las dos opciones es prácticamente un tabú social, científico, político, etc.? Lo cierto es que las mujeres hacen sus elecciones acerca de la maternidad en un contexto coercitivo acerca no sólo de no tener hijos sino especialmente de tener acceso a las ventajas o a la felicidad que puede proporcionar no tenerlos, así como a la ignorancia de los problemas, las desventajas o la infelicidad que puede proporcionar tenerlos. Cualquier posición, política o personal, contraria al discurso maternalista recibe una sanción social, económica o psicológica brutal. Es en este sentido de falta de alternativas en el que el discurso promaternal es totalitario.

No ser madre es una elección personal al alcance de muy pocas mujeres en el mundo y se sigue llevando con discreción y sanciones sociales. Hay otra cuestión aún más prohibida: la de ser madre y arrepentirse
El único discurso negativo sobre la maternidad que se permite es el de la mala madre, la madre perversa, la que no quiere a sus hijos/as, la que los maltrata. Y el discurso sobre la mala madre no sirve sino para potenciar y prescribir un tipo de maternidad, precisamente la contraria, la que ejerce la buena madre. Porque la mala madre es la peor imagen que cualquier cultura reserva para algunas mujeres, las peores; nadie quiere ocupar ese lugar. Una puede asumir desde el feminismo, e incluso defender transgresoramente, que es una mala esposa, mala compañera, mala hija, mala amante, mala trabajadora, mala mujer, mala en general (Las mujeres buenas van al cielo, pero las malas van a todas partes), pero… ¿mala madre? Que la idea nos resulte tan personalmente devastadora es síntoma de lo absolutamente férreo que es el control sobre la maternidad y, por ende, sobre las mujeres. Ser mala madre es casi lo peor que una mujer puede ser.

No ser madre es una elección personal al alcance de muy pocas mujeres en el mundo y se sigue llevando con discreción, casi en soledad, y sobre la que siguen recayendo sanciones sociales. La no-madre se pasará la vida contestando a preguntas que dan por hecho que lo normal es elegir ser madre. Pero aun cuando ese margen de elección sea muy estrecho, hay otra cuestión aún más prohibida: la de ser madre y arrepentirse. Existen múltiples barreras psicológicas y sociales para poder expresar algo como eso, para poder expresárselo incluso a una misma. La madre que lo es y se arrepiente de esa elección jamás lo confesará. Reconocerse arrepentida de la maternidad es lo mismo que reconocer que no se quiere a los hijos, o que no se les quiere lo bastante y ahí, de nuevo se entra en la categoría de mala madre. Y sin embargo, la maternidad es una experiencia tan determinante en la vida de cualquier mujer que, por supuesto, cabe la posibilidad de arrepentirse o de pensar que de haber conocido lo que verdaderamente significaba ser madre, se hubiera escogido no serlo. Y esto puede pensarse aún incluso queriendo a los propios hijos, o queriéndoles mucho, no es contradictorio.

El amor maternal se supone siempre y en todo caso incondicional; el amor paternal ni existe como categoría
Porque, además, ¿es obligatorio querer a los hijos? ¿Hay una medida de amor mínimo obligatorio? La maternidad exige que se les quiera siempre por encima de todo: por encima de una misma sobre todo; el amor maternal se supone siempre y en todo caso incondicional, esa es una de sus principales características. En realidad, eso es lo que define la maternidad. Sin embargo, el amor del padre se supone mucho menos incondicional; de hecho, no existe el amor paternal como categoría. Los padres suelen querer a sus hijos, sí, pero sin que este amor esté categorizado como absoluto, como extremadamente generoso o incondicional. Más bien parece que cada padre quiere a sus hijos/as como puede o como quiere. El amor maternal, en cambio, no admite matices.

Y podemos incluso ir más allá: puede no quererse a los propios hijos y no ser un monstruo. Los hijos se tienen en la completa ignorancia; nadie sabe cómo será cuando lleguen e invadan la vida para siempre, aun cuando todo esté lleno de imágenes positivas, casi celestiales, del estado maternal. Y aun así, la desilusión, o el encontrarse con sentimientos que no son los esperados no es tan infrecuente como se podría suponer: las depresiones que sufren las madres en mayor medida que otras mujeres y que los hombres pueden entenderse como un síntoma de algo inexpresado e inexpresable. Es conocido que, en contra de lo que el mito de la maternidad expande, hay muchas madres que necesitan tiempo para querer a sus bebés y para adecuarse a una nueva vida para la que nadie nos ha preparado. Por otras razones es perfectamente posible que una se separe emocionalmente de sus hijos/as cuando estos se hacen adultos. A los hijos no se les quiere por instinto, tal cosa no existe. A los hijos se les suele querer, sí, pero a veces no tan rápido como nos dicen; a veces no tanto como se nos supone; a veces también el amor cambia y se debilita con el tiempo y, finalmente, a veces, aun queriéndoles mucho, es posible pensar en que la vida hubiera sido mejor si hubiéramos tomado la decisión de no tenerlos; si alguien nos hubiera explicado de verdad lo que significan, si hubiésemos tenido acceso a una pluralidad de discursos y no a uno sólo. Y todos estos sentimientos, perfectamente humanos y tan normales como los opuestos, no convierten a estas mujeres en malas personas, ni en subhumanas. Pero no encontraremos ningún discurso, ningún personaje, ninguna historia, que ofrezca no ya imágenes positivas, sino siquiera neutras de ninguna mujer así.

Por el contrario, ya sabemos que existen múltiples discursos y condicionamientos que conducen a ensalzar la maternidad y sabemos que esos discursos promaternales se dan desde todos los espacios ideológicos, no sólo desde los espacios conservadores. Además de los discursos promaternales propios del sexismo, lo cierto es que periódicamente y desde espacios ideológicos feministas aparecen discursos promaternales que ofrecen, supuestamente, nuevas visiones de la maternidad que terminan siendo la de siempre: visiones místicas y voluntaristas en las que se pretende despojar a la maternidad de sus antiguos significados simplemente porque se desea. De hecho, es posible que el discurso mayoritario en este momento dentro del feminismo sea el de una neomaternidad romantizada que en realidad no ha existido nunca antes, pero que se presenta como una recuperación de lo antiguo y de lo más natural. Muchas feministas descubren ahora el placer de la maternidad y lo hacen como si fuese algo novedoso, como si no lleváramos cientos de miles de años siendo madres. Todo se vende con el frescor y el aroma de lo nuevo: el parto natural, la lactancia y los placeres de la maternidad intensiva reaparecen en todos los ambientes y lo hacen con la fuerza de la conversión. Además, se presentan nuevas situaciones como las maternidades lesbianas o las maternidades mediante técnicas de inseminación como actos de rebelión contra el patriarcado, dejando a un lado lo que tienen de empeño consumista de adscripción capitalista, además de confirmar más que disentir, del rol maternal tradicional.

Cualquier discurso oculto tiene algo que merece la pena llevar a la luz; en este caso entender por qué no se (re)presenta la no maternidad como una alternativa igual de enriquecedora que la otra. Por eso creo que debemos reflexionar más sobre una institución maternal inscrita ahora en el consumo de masas y en el esencialismo naturalista; debemos reclamar, como poco, un espacio de reflexión sobre la antimaternidad. Y más aún porque nos encontramos en un momento en el que el discurso dominante se está reforzando al redefinir la maternidad a través de discursos que parecen menos patriarcales pero que no ponen en cuestión lo fundamental: que el hecho de que la mujer pueda tener hijos no explica ni justifica que quiera tenerlos; ni tampoco que tenerlos sea bueno, mejor o siquiera apetecible“.

Anímate, repudia a tus hijos (esta vez ya nacidos) y sé una malísima madre, está de moda!!! Las malas madres se reivindican | El País Semanal | EL PAÍS/ Las malas madres alzan la voz | S Moda EL PAÍS

Dios mío, cuando creía que ya no se podían decir más barbaridades aparece esta feminazi de la secta de Pablito Iglesias amenazando con darnos por detrás. Está claro que estos iluminados salvarán España, hay que reconocerlo, estos troskos se han superado. Si por algún casual salen elegidos vamos a tener más circo que con Mariano Rajoy.

Publicado en ANTI-TROSKISMO, DISIDENCIA FABRICADA, FEMINAZISMO, MALTHUSIANISMO | 214 comentarios

Shulamit Firestone, la judaica fundadora del feminazismo ultra

FirestoneShulamith

Shulamit Bath Shmuel Ben Ari Feuerstein fue el segundo de los seis hijos de unos judíos ortodoxos (su hermana menor es Tirsa Firestone, rabino fundador de la Comunidad de Renovación Judía de Boulde ordenada por el triposo Zalman Schachter-Shalomi, un coleguita del agente de la CIA Dalai Lama). Shulamit asistió al Colegio Rabínico de Telsh y se convirtió en una premiada cineasta experimental. En octubre de 1967, Firestone se trasladó a Nueva York y co-fundó de New York Radical Women junto a la ex estrella infantil MKULTRA (protagonizó Alicia en el País de las Maravillas) de televisión Robin Morgan (1), pronto se apuntó la judía Ellen Willis(2). Rita Mae Brown (doctorado en ciencias políticas de la Instituto de Estudios Políticos, asociado a la fabiana LSE) también fue brevemente miembro durante el año 1970.

Junto a esta última funda Redstockings y se les uniría inmediatamente Alix Kates Shulman (3). El grupo publicó un diario, Revolución feminista. Una antología casi completa de los artículos de la revista fue publicada en 1979 por la judaica editorial Random House. La antología omite un informe polémico sobre la participación de la judía feminazi Gloria Steinem en un grupo de jóvenes liberales que más tarde se reveló que fue financiado por la CIA.

Después de dejar el activismo feminazi, se hizo pintora y acabó chiflada en un psiquiátrico.

En La Dialéctica del Sexo, Firestone sintetiza las ideas del judío cocainómano Sigmund Freud, el chalado Wilhelm Reich, Karl Marx, Federico Engels, y Simone de Beauvoir en una teoría feminista radical. Firestone también reconoció la influencia de Lincoln H. y Alice T . en Too Many Americans (1964) y del best-seller malthuasiano The Population Bomb del judío Paul R. Ehrlich (4). Se convirtió en un texto clásico en la segunda ola feminista en Estados Unidos.

Firestone sostiene que la desigualdad de género se originó en las patriarcales estructuras sociales impuestas a las mujeres a través de su biología; las desventajas físicas, sociales y psicológicas impuestas por el embarazo, el parto, y la posterior crianza de los niños. Transhumanista ella, abogó por el uso de la cibernética para llevar a cabo la reproducción humana en los laboratorios, así como la proliferación de la anticoncepción y el aborto lo que les permite escapar de sus posiciones determinadas biológicamente en la sociedad. Firestone describe el embarazo como “bárbaro”, y lo compara con “cagar una calabaza”. Entre las técnicas de reproducción que predijo fueron la selección del sexo y la fertilización in vitro .

Firestone exploró un número de posibles cambios sociales que argumentó que resultaría en una sociedad post-patriarcal, incluyendo la abolición de la familia nuclear.

Perdonen la malísima traducción:“Así como para asegurar la eliminación de las clases económicas requiere la revuelta de la clase inferior (el proletariado) y, en una dictadura temporal, su incautación de los medios de producción, el modo de asegurar la eliminación de las clases sexuales requiere la revuelta de la clase baja ( mujeres) y la toma del control de la reproducción: no sólo el restablecimiento pleno de las mujeres a la propiedad de su propio cuerpo, sino también su incautación (temporal) del control de la fertilidad humana – la nueva biología de la población, así como todas las instituciones sociales de los niños -cojinete y crianza de los hijos. Y así como el objetivo final de la revolución socialista era no sólo la eliminación de los privilegios de clase económica, sino de la propia distinción de clase económica, por lo que el objetivo final de la revolución feminista debe ser, a diferencia de la del primer movimiento feminista, y no sólo la eliminación de privilegio masculino, sino de la propia distinción de sexo: las diferencias genitales entre los seres humanos ya no importarían culturalmente. (Una reversión a un pansexualidad sin obstáculos “perversidad polimorfa ‘de Freud – probablemente reemplazará según ella al actual hetero/homo/bisexualidad) La reproducción de la especie por un sexo para el beneficio de ambos sería reemplazado por (al menos la opción de) la artificial reproducción: los niños serían nacidos de ambos sexos por igual, o independientemente de cualquiera; la dependencia del niño en la madre (y viceversa), daría paso a una dependencia mucho más corta en un pequeño grupo de personas en general. La división del trabajo se terminó con la eliminación del trabajo en conjunto (a través de la cibernética). La tiranía de la familia biológica se romperá”.

-Shulamit Firestone, La Dialéctica del Sexo

CONCLUSIÓN:

Si con todos estos datos que son públicos no lo pillas es que eres un completo retrasado (y seguramente trosko y votante del feminazi Pablito Iglesias). La oligarquía judaica controla el imperio (esto lo sabe hasta el más ignorante), esta gentuza no deja lugar a dudas de que son malthusianos, es decir, para esta élite sobramos un montón de pringados y harán lo que sea con tal de que nos reproduzcamos lo mínimo (y encima cobrarnos por ello) y así tener a sus ovejitas controladas. Odian a la familia y son los que inventaron el feminazismo, pura ingeniería social para llegar a la guerra de sexos, divide y vencerás es su lema. Como ven MALTHUSIANISMO= FEMINAZISMO + ECOLOJETISMO. Te lo escupen a la cara y todavía quedan gilipollas que no se enteran de nada, hasta los cojones estoy de escuchar programillas feminazis en radios presuntamente anarquistas (para mi anarcoides) y de como muchos creen lo que dicen los rockefellerianos Greenpeace. No hay nada más revolucionario y antisionista que defender la familia de siempre, tener hijos y educarlos alejados del llamado marxismo cultural que tanto daño a hecho en occidente y que sabiamente Rusia combate.

1- amiga del becado Guggenheim y profesor de la rockefelleriana New School for Social Research WH Auden, marido de la hija del satánico-pedófilo Thomas Mann. Fundó el grupo Conspiración Terrorista Internacional de la Mujer desde el infierno (BRUJA) y es wiccana.

2- ATENCIÓN!!! columnista de la revista troska financiada por la CIA Dissent. Apoyó la invaSION de Irak como una “intervención humanitaria”, criticando al movimiento anti-guerra. Fiel defensora del sionismo, criticaba a la izquierda antisionista. Fundó No More Nice Girls, un grupo de teatro de calle que tenía como objetivo principal promover el aborto.

Su marido es el judío ecolojeta Stanley Aronowitz, un tipejo que publicita la trampa de la Renta Básica a través de la Red Renta Básica de la Tierra (la RB es un buen mecanismo malthusiano, la paga no da ni de coña para poder criar un hijo y menos dos) y es miembro del comité consultivo interino de la Organización Internacional de una sociedad participativa (muy relacionada con el Foro Social Mundial, pura disidencia fabricada) en el que también militan el farsante judío Chomsky, Vandana Shiva, el judío Ezequiel Adamovsky, el neoanarquista new age Andrej Grubacic, David Harvey(geógrafo unido a la fabiana LSE), Pat Korte (co-fundador de Estudiantes por una Sociedad Democrática), John Pilger (apoya al farsante de Assange), la feminazi Lydia Sargent, Boaventura de Sousa Santos (de la patraña del Foro Social Mundial), el judío Stephen Shalom Rosskamm, Chico Whitaker (mantiene estrechos vínculos con la Comisión Católica para la Justicia y la Paz, un organismo vinculado a la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil. Miembro del Consejo Asesor de Wikileaks y del ecolojeta World Future Council) y David Graeber (antropólogo judío becado Fulbright. Cercano a la fabiana LSE a traves de Maurice Bloch. Co-fundador de la ecolojeta Convergencia Anticapitalista. Fue un activista temprano del judaico movimiento Occupy Wall Street, al que comparó con las “primaveras arabes”).

3- vicepresidenta del fabiano PEN American Cente, fue becaria en la Fundación Centro Rockefeller en Bellagio, se dedicaba a amenazar de muerte a los pro-vida.

4- En 1968 el Sierra Club encargó y publicó The population bomb (La bomba demográfica), de Paul Ehrlich, un biólogo de la Universidad de Stanford.
En su libro, Paul Ehrlich compara el crecimiento demográfico con el cáncer, y agrega que, así como para extirpar un tumor maligno hay que recurrir a un procedimiento traumático y doloroso como la cirugía, para salvar a la sociedad del cáncer de la población, también hay que recurrir a médios violentos y a despiadadas decisiones.
En los 70′s por ejemplo, el judío John P. Holdren, actual asesor de Obama y de Zapatero, en su libro “Ecosciencie”, publicado en 1977 junto con Paul Ehrlich, propone reducir la población envenenando alimentos y agua, también propone controlar el número de hijos en las familias: (ojo, sólo alimentos corrientes, el resto te lo puedes comer tranquilín): También propone Holdren el aborto obligatorio para reducir la población de la chusma o propone añadir un esterilizante al agua y alimentos para control involuntario de la población.

“Tener hijos debería ser un crimen contra la sociedad digno de castigo, a menos de que los padres tengan una licencia del gobierno. A todos los padres potenciales se les debería requerir el uso de anticonceptivos, y el gobierno entregando antídotos a los ciudadanos elegidos para tener hijos.”
–David Brower, Director Ejecutivo del Sierra Club

Ehrlich se las ingenió para dar algunas recetas que evitaran —o atenuaran— ese bombazo que suponía el crecimiento de la población: no estaba de acuerdo con colocar sustancias anticonceptivas en los alimentos porque no lo veía factible, pero le atraían otras medidas más eficientes como castigar fiscalmente a quien tuviera más de un hijo, y sugería poner impuestos altos a los artículos como cochecitos de bebé, pañales, cunas y juguetes; incluso propuso dar premios a las parejas que evitaran procrear y a los hombres que se hiciesen una vasectomía.
Con el paso del tiempo y pese a que no se cumplían ni uno solo de los pronósticos de Paul Ehrlich, el entomólogo, impertérrito, continuaba publicando artículos apocalípticos acerca de los millones que morirían de hambre y, por si ello fuera poco, anunciaba también el agotamiento inmediato de muchos recursos naturales como el hierro, el petróleo y otros minerales para fines de siglo XX.

Publicado en ANTI-TROSKISMO, DISIDENCIA FABRICADA, FALSO ECOLOGISMO NWO, FEMINAZISMO, IMPERIALISMO, JUDIOS, MALTHUSIANISMO, NUEVO ORDEN MUNDIAL, POLITICOS | Deja un comentario