NEORREALISMO ITALIANO: JUDIOS, NOBLES, SATANICOS, PEDOFILOS Y FACHAS

Este movimiento cinematográfico surgido en Italia durante la posguerra de la Segunda Guerra Mundial se desarrolló alrededor de un círculo de críticos cinematográficos que se agrupaban en torno a la revista Cinema, entre los que se encontraban Michelangelo Antonioni(1), Luchino Visconti(2), Gianni Puccini y Giuseppe de Santis. Lejos de abordar temas políticos (el director de la revista era Vittorio Mussolini, hijo de Benito Mussolini), los críticos atacaban las películas que dominaban la industria de los tiempos. Por oposición a la escasa calidad de las películas de la época, algunos críticos consideraban que el cine debía mirar hacia los escritores realistas de principios del siglo.

Los neorrealistas fueron fuertemente influídos por el realismo poético francés. De hecho, tanto Antonioni como Visconti trabajaron en estrecha colaboración con Jean Renoir(3). Por otro lado, muchos directores neorrealistas habían madurado trabajando en películas caligaristas(otro día hablamos del judaico expresionismo aleman), si bien dicho movimiento era notablemente distinto al neorrealismo. Se pueden encontrar elementos emparentados con el neorrealismo, igualmente, en las obras de Alessandro Blasetti(uno de los autores más interesantes del cine fascista, tuvo como colaborador habitual a Mario Camerini) y en los documentales de Francesco de Robertis. Los precursores más significativos del neorrealismo fueron Toni, de Renoir, de 1935 y la película Napoli 1860, La fine dei Borboni, de Blasetti, realizada en 1934.

El neorrealismo adquirió resonancia mundial por primera vez con Roma, città aperta, de Roberto Rossellini(4)(1945), primera película importante realizada en Italia tras el fin de la guerra. A pesar de la presencia de muchas características ajenas al neorrealismo, reflejaba claramente la lucha por la existencia que los italianos libraban día a día bajo la ocupación alemana de Roma, haciendo lo posible por resistir a la ocupación. Los niños juegan en la película un papel clave, y su presencia al final del film es indicativa de su papel general en el neorrealismo: como observadores de la dificultad del mundo de hoy que tienen la llave del futuro.(¿y como participantes algunos de las orgías que se montaban?)

Continua con cineastas tan destacados como Vittorio De Sica(5) con Ladri di biciclette (El ladrón de bicicletas) en 1948

ESTUDIOS CINECITTA

La idea de su fundación aparece en los años treinta, durante el régimen fascista de Mussolini, en un intento de competir con los estudios de Hollywood en Estados Unidos. Asimismo, el régimen era consciente de la importancia de un arma de propaganda, parecida a la desarrollada en la Alemania Nazi. El 26 de enero de 1936 Mussolini pone la primera piedra, y tras quince meses de obras, los estudios son inaugurados el 28 de abril de 1937. En este mismo año se rodarían 19 películas, y en los siguientes varios cientos de filmes más. Durante estos primeros años los estudios vieron pasar a muchos de los grandes nombres del cine italiano: Roberto Rossellini, Federico Fellini(6), Vittorio De Sica y Luchino Visconti. En 1943 fue bombardeada por los nazis.

Tras la crisis provocada por la guerra, ya en los años cincuenta, se utilizaron los estudios en un proceso de económica deslocalización hollywoodiense y rodaron allí grandes clásicos del cine ambientadas en el Imperio romano, como Quo vadis (1949), y Ben Hur (1959), siendo este período la edad de oro de los estudios. Tal fue la inversión estadounidense en Cinecittà que llegó a conocerse como “la Hollywood sul Tevere” (Hollywood sobre el Tíber). En los siguientes años se ruedan allí grandes películas del oeste, conocidas como Spaghetti Western, tales como Por un puñado de dólares (1964) o La muerte tenía un precio (1965). Otras grandes producciones desarrolladas en estos estudios incluyen Las aventuras del Barón Munchausen de Terry Gilliam, Cliffhanger de Renny Harlin, U-571 de Jonathan Mostow, Pandillas de Nueva York de Martin Scorsese, La Pasión de Cristo de Mel Gibson y La Vida Acuática con Steve Zizou de Wes Anderson.

Se trataba de un cine con supuesta orientación social capaz de representar la terrible depresión de una guerra tan atroz: un cine de completa desesperanza con un no tan claro contenido social. No exento de valor artistico, al verlo podemos apreciar múltiples cualidades, pero creo que no debemos de verlo como un cine libre(casi ninguno lo es), es la traslación hollywoodiense a nuestra Europa para manipular, degenerar y desesperanzar a los espectadores. El neorrealismo fue un enorme putiferio(casi mas que el Real Madrid) lleno de rameras y señoritos masones, fascistas y algun dudoso marxista en el que los judíos como siempre son los que mas ganaron: pasta, chicas/os baratas/os y empobrecer espiritualmente al pueblo italiano.

La tradición neorrealista siguió conservándose en autores como el pervertido Pier Paolo Pasolini(hijo de un soldado que se hizo famoso por salvar la vida de Benito Mussolini, cuando el joven Anteo Zamboni atentó contra su vida) y Bernardo Bertolucci, director de “El último tango en París”(o Como hacer el cerdo con un bote de mantequilla) o la culpable de que mucho estupido occidental se hiciera budista “Pequeño Buda”, por no hablar de Novecento. Uno de los recuerdos mas desagradables que tengo de pedofilia en el cine viene de la película “Novecento”. Entre varias escenas explícitamente sexuales de niños, destacaría la escena en que una niña pequeña, después de ordeñar una vaca, decide hacerle una paja a un anciano Burt Lancaser, a lo que la niña finaliza diciendo con satisfacción “mm pensaba que la leche solo salía delas vacas”.

Bertolucci tuvo en “L´assedio” a una ayudante de dirección muy particular: Ginevra Elkann, hija de Margherita Agnelli(hija del fascista y miembro del Club de Roma Gianni Agnelli, presidente del Grupo Fiat) y de Alain Elkann(hijo de un banquero judío que también era presidente del Consistorio judío de París, luego se encargó de la administración de Christian Dior SA. Su madre, Carla Ovazza, proviene de una familia de banqueros judíos de Turín. Un tío, el banquero Ettore Ovazza, convencido adherente al fascismo y amigo de Mussolini, fue fundador del periódico sionista La Nostra Bandiera). Alain Elkann fue amigo cercano del judío Alberto Moravia y, a continuación del fascista Indro Montanelli. Ha escrito numerosos libros, novelas, ensayos y panfletos, entre los cuales están los dos en colaboración con Elio Toaff (rabino emérito de Roma ) y con el arzobispo emérito de Milán, Carlo María Martini , y también un libro con el rey jordano Abdullah .

(1)Se describió como anti-fascista, así como “marxista intelectual”, pero algunos autores dudan sobre su seguimiento a esta ideología.En contraste con su contemporáneo Federico Fellini, cuyas primeras obras giran en torno a la vida de las clases obreras y los inadaptados sociales, las películas más representativas de Antonioni en su primera etapa se basaron en las élites y burguesías urbanas y en cómo se relacionaban con un entorno que apenas entienden, ejemplos: “Crónica de un amor” y “La dama sin camelias” (con Lucía Bosé, madre del gilipollas Miguel Bosé)

En “Las amigas” (1954) recoge un relato de Cesare Pavese. Este poeta y novelista italiano estudió filología inglesa en la universidad de Turín(famoso centro luciferino) y, tras su licenciatura, se dedicó por completo a traducir a numerosos escritores norteamericanos, como Sherwood Anderson(alabado por el judío sionista y “Shakespeare de Hollywood” Ben Hecht) ,la judía feminista lesbiana y madre de las degeneradas vanguardias europeas Gertrude Stein(psicología en la Johns Hopkins,biología y filosofía en el Radcliffe Institute for Women de la universidad de Harvard), el escritor judío y fan del fabiano Franklin D. Roosevelt John Steinbeck(en 1952 publicó Al este del Edén, que sería llevada al cine por el judío delator de comunistas Elia Kazan) y el machote Ernest Hemingway, entre otros. Cesare se unió a Giulio Einaudi(apoyó y se unió a proyectos extranjeros como el de Carlos Barral.Hizo grandes descubrimientos de escritores italianos: el judío Carlo Levi, Italo Calvino, el pervertido Pier Paolo Pasolini, Leonardo Sciascia, Elsa Morante, Carlo Emilio Gadda, y muchísimos norteamericanos y de la cultura mundial: Thomas Mann, Man Ray, el judío estructuralista Lévi-Strauss, el también estructuralista Jacques Lacan o Angelo Maria Ripellino) y su amigo judío Leone Ginzburg(relacionado con Norberto Bobbio) cofundadores de la editorial Einaudi en 1933, fue uno de los cimientos de esta famosa empresa cultural italiana desde 1937. Tras la guerra se incorporó al grupo editor su amiga escritora judía Natalia Ginzburg, mujer de su compañero de curso Leone.Fue importante su obra como escritor, traductor y crítico, que además de la Antología americana que coordinó Elio Vittorini(en 1926 publicó un artículo político en la revista La conquista dello stato, asumiendo posiciones de fascismo antiburgués. En 1927, gracias a la amistad de Curzio Malaparte, quien en 1922 formó parte de la Marcha sobre Roma de Benito Mussolini y en 1924 fundó el periódico romano La Conquista dello Stato (La Conquista del Estado), título que inspiraría a Ramiro Ledesma Ramos su La conquista del Estado, comienza a colaborar en La Stampa y publica La fiera letteraria) incluyó también la traducción de clásicos de la literatura, desde el Moby Dick de Melville en 1932 a obras de Dos Passos, Faulkner, Defoe, el anarcocapitalista Joyce y Dickens. Cesare también fue amigo de Tullio Pinelli(nacido en el seno de una noble familia turinesa y guionista de cine italiano que se destacó por haber participado con directores como Federico Fellini en varias películas) y Vittorio Foa (estudioso de los problemas políticos y sociales).Se licencia con una tesis sobre el poeta norteamericano Walt Whitman. El desengaño amoroso que sufre tras la ruptura de su relación sentimental con la actriz norteamericana y amante del judío chivato Elia Kazan Constance Dowling – a la que dedica sus últimos versos Vendrá la muerte y tendrá tus ojos – y su malestar existencial lo llevan al suicidio el 26 de agosto de 1950, en Turín.

En una ocasión, nada más, este director trazó su visión de lo burgués a través del punto de vista del mundo obrero: en 1957 “El grito” con Alida Valli(Baronesa Alida Maria Laura Altenburger von Marckenstein-Frauenberg del Sacro Romano Imperio de la Nación Alemana. El tío abuelo por linaje materno de María Valli fue Rodolfo, quien fuera amigo íntimo del italiano prefacha Gabriele d’Annunzio.En 1942 estrenó uno de los clásicos del cine italiano de la década de 1940, el drama A través de las nubes de Goffredo Alessandrini, que adapta la famosa novela de la anarcocapitalista judía Ayn Rand El manantial. Ese mismo año se vio envuelta en el escándalo de Wilma Montesi, una modelo que fue hallada asesinada en Ostia, y que conmocionó la alta sociedad italiana de la época, por el uso de drogas y sexo en los que estaba involucrado el hijo del ministro de Asuntos Exteriores italiano de la época, y cuya coartada fue ella. Terminada la Segunda Guerra Mundial, decidió intentar abrirse un hueco en Hollywood, donde sólo se la conocería por su apellido, Valli. Contratada por el judío David O. Selznick, protagonizó la película El Proceso Paradine, de Alfred Hitchcock, (1947).Posteriormente, participó en otras películas que le dieron prestigio, ya afincándose en Europa, como la magistral Senso (1953), de Luchino Visconti; la terrorífica Los ojos sin rostro, (1959) de Georges Franju, junto a Edith Scob; una interesante versión del Edipo Rey de Sófocles (1967), realizada por Pier Paolo Pasolini; Novecento (1976), y el drama de culto La Luna (1979), ambas de Bernardo Bertolucci.Estuvo dedicada al cine hasta pocos años antes de morir, siendo una de sus últimas apariciones destacadas Un mes en el lago de John Irvin, estrenada en (1995), donde compartió protagonismo con Vanessa Redgrave y Uma Thurman)y Steve Cochran, quien había sido compañero y amante de la mujer fatal Mae West(prototipo de mujer guarruza, malvada y con mala ostía que quería imponer el sistema para promover la guerra de sexos) y de la miembro de la judaica Iglesia de Satan Jayne Mansfield. En su biografía podemos ver como murió este pervertido pédofilo: En 1965, Cochran contrató a tres mujeres (una de ellas menor de edad) con las que formó una tripulación exclusivamente femenina para acompañarle en una travesía en yate por América Central, que zarpó de Acapulco el 3 de junio. La nave se encontró con unas condiciones meteorológicas extremadamente adversas y la salud de Cochran, que de antemano no era buena, se resintió. El 15 de junio murió de infección pulmonar, a los 48 años de edad. Su cadáver permaneció a bordo diez días, pues ninguna de las mujeres que le acompañaba era capaz de manejar un barco. El yate quedó a la deriva hasta que encalló junto a la costa cerca de Puerto Champerico, Guatemala, donde fue encontrado por las autoridades, que rescataron a las tres mujeres, conmocionadas pero sanas y salvas. Las circunstancias de la muerte desataron todo tipo de de especulaciones, pero ni la autopsia ni la investigación confirmaron ninguna de las sospechas)

La década de 1960 fue el momento del reconocimiento internacional del director y de su encuentro con Monica Vitti, tras el inicial fracaso-desprecio por “La aventura”. Se sabe muy poco de la vida privada de Monica, que siempre ha mantenido confidencial incluso después de haber publicado su autobiografía en 1993, con el título Sette Sottane, en donde confirma sus orígenes judíos.

Una de sus obras más célebres es “Blow-Up, deseo de una mañana de verano”, basada en un relato corto del coñazo ídolo de universitarios de la privada Julio Cortázar; ambientada en el swinging London(con actuación de los Yardbirds que luego se convertirían en los satánicos Led Zeppelin) y basada en la peripecia de un fotógrafo que descubre un asesinato a través de sus fotografías. Pese a su descomunal éxito, la carrera de Antonioni entró en una irregularidad artística y en una especie de bloqueo creativo del que no le fue fácil salir.

De la última y menos conocida etapa del realizador, destacan El reportero (El pasajero)en 1974, con Jack Nicholson(su mansión de Mullholand Drive supuso el escenario del famoso escándalo sexual en el que el director judío Roman Polanski violó a una menor en 1977) y Maria “metememantequillaporelculo” Schneider,nominada para el premio César a la mejor actriz secundaria en 1980 por su papel como prostituta violenta y malsana en la película La Dérobade (Memorias de una puta francesa).

(2)aristócrata,en 1935 se trasladó a París, donde colaboró con el cineasta judío Jean Renoir, con quien participó como asistente de dirección en Une Partie de Campagne (1936).

Obsesión (1942) fue la primera película neorrealista, movimiento que toma como antecedente al novelista Giovanni Verga. Verga-amigo de Zola y practicamente marido de Dina Castellazzi condesa de Sordevolo – descendía de una rama menor de una familia a la cual pertenecían los barones de Fontanabianca. El abuelo de Giovanni, como testimonia De Roberto1 en un artículo recogido, junto a muchos otros, en un volumen a cargo de Carmelo Musumarra, había sido carbonario y, en el 1812, elegido diputado por Vizzini al primer Parlamento Siciliano. Con Obsesión Visconti trataba temas no aceptables hasta entonces por la censura fascista sobre la base de una novela de James M. Cain, El cartero siempre llama dos veces.La crítica ha puntualizado que la fórmula básica de la mayoría de las obras de Cain se basa casi siempre en un hombre que cae por culpa de una mujer —la clásica femme fatale—, y se convierte en un criminal y cómplice de ella.

Trabajó en La Scala, París y Covent Garden en Londres en una recordada producción de Don Carlos de Verdi con Jon Vickers. Aparte de la chochete de Onassis Callas, sus máximos colaboradores fueron el judío Leonard Bernstein, Carlo Maria Giulini, y Franco Zeffirelli(miembro del Senado italiano desde 1996, representando al partido conservador Forza Italia) su más famoso discípulo.

Visconti, uno de los directores de cine europeo con mas arrogancia e ínfulas de genio, autoproclamado creador de un genuino estilo de dirección cinematográfica con planteamientos muy pretenciosos (que al final se queda en una payasada de estilo sobrecargado, gratuito y poco inteligente), fue un promiscuo homosexual que reprimió sus impulsos pederastas.

Visconti se ganó la fama desgastando tristemente el maravilloso Adagietto de la 5º sinfonía de Mahler, utilizándolo como leitmotiv emocional de su pastelazo gay “Muerte en Venecia”. En el film, un irreal Gustav Mahler, maduro, se enamora perdidamente de la belleza de un adolescente.

Este mismo joven, que interpretó al angelical icono sexual de Visconti, confesó recientemente (ya siendo un señor entrado en años), que durante todo el rodaje del film se sintió como un objeto sexual por parte de todo el set de rodaje. Visconti y los demás se lo llevaban como un trofeo que exhibían en sus cenas.

En 1956 fue padrino del gilipollas de Miguel Bosé. Amante de Franco Zeffirelli, Alain Delon o Helmut Berger( en 1992, su “viuda”, trabajó con la judeófila Madonna como modelo, en el libro Sex y en el vídeo musical de Erotica), también lo fue del último rey de Italia, Umberto II, el Rey pederasta según el líder socialista Pietro Nenni.

(3)Era el segundo hijo del famoso pintor impresionista Pierre-Auguste Renoir, quien empezó con los judíos hermanos Levy pintando figuras decorativas sobre porcelana hasta los 17 años y colaboró en las ilustraciones de un libro del “defiendejudíos” Émile Zola. La influencia de Renoir sobre el cine del judío amigo del pedófilo Steven Spielberg François Truffaut es especialmente notable.

En 1920, se casa con una de las modelos de su padre, Andrée Heuchling, y abre un taller cerámico. El estreno, en 1921, de la película del judío hijo de estafador Erich von Stroheim, Esposas frívolas (Foolish Wives) será determinante en su futura carrera como cineasta. Erich durante la I Guerra Mundial encarnó a malvados oficiales prusianos, lo que le convirtió en un renombrado actor. Fue el protagonista de una campaña publicitaria con su imagen y con la frase “éste es el hombre al que le gustaría odiar”. Decidió ser director de cine después de trabajar como actor y ayudante con David W. Griffith en la kukluxklanera El nacimiento de una nación e Intolerancia en 1916. En 1922 comenzaron sus problemas. Finalizó Esposas frívolas(mas guerra de sexos), una historia de sexo ambientada en Montecarlo, y que dura cuatro horas, pensada para ser exhibida en dos partes. El judaico director de producción Irving Thalberg, le obligó a cortarla por la mitad y durante el rodaje de Los amores de un príncipe fue despedido. En compensación por esto Thalberg le dio amplio presupuesto para rodar La viuda alegre, versión muda de la famosa opereta de los judíos Victor Leon y Leon Stein, que se convirtió en un gran éxito. La actriz Gloria Swanson convenció a su amante, el mafioso banquero Joseph P. Kennedy(de la familia que luego se fue hacia la política), para que financiara La reina Kelly, un proyecto del controvertido director con ella de protagonista, donde una vez más la acción transcurre en un inventado país centroeuropeo en medio de una decadente aristocracia. Durante la primera mitad de los años treinta volvió a trabajar como actor, guionista y asesor en irregulares filmes. En 1937 Jean Renoir le ofreció encarnar al comandante Rauffenstein en La gran ilusión. Esto le llevó a Francia donde intervino en 16 películas. La II Guerra Mundial le llevó de vuelta a los Estados Unidos y rodó allí nuevas películas, entre las que destacan Cinco tumbas sobre el Cairo del judío Billy Wilder, donde interpreta al mariscal Rommel y el policiaco de Anthony Mann El Gran Flamarion. Volvió a Francia, donde le ofrecieron peores papeles pero le trataron mejor. En 1950 Wilder le llamó para que co-protagonizara El crepúsculo de los dioses, donde interpreta a Max von Mayerling, ex director, chófer y mayordomo de la antigua estrella del cine mudo, Norma Desmond, interpretada por su antigua colaboradora, Gloria Swanson.

Continuamos con Renoir:Su primer largometraje, La Fille de l’eau (1924), es una fábula bucólica con estética impresionista, en el que participan su joven esposa, que había adoptado el seudónimo de Catherine Hessling, y su hermano mayor, Pierre Renoir. La tibia acogida que se dispensa a la película no desanima al cineasta, que poco después se aventurará en una costosa producción, Nana, basada en la novela homónima de Émile Zola, en 1926

Despues de La Nuit du carrefour (basada en Georges Simenon, amigo del giliollas marica de André Gide) poco a poco irá buscando la colaboración del patafísico trotskista Jacques Prévert y Roger Blin, que dan a su producción una dimensión abiertamente política, marcadas por las ideas del judaico Frente Popular gabacho: La vie est à nous, (1936), El crimen de Monsieur Lange, La Marsellesa, (1938). Esta tendencia abrirá el camino al neorrealismo italiano.

Exiliado en los Estados Unidos en 1940 (dejará inconclusa una adaptación de Tosca de Victorien Sardou, que al final rodará el judío Carl Koch), Jean Renoir adquiere la nacionalidad estadounidense. Aunque se adapta difícilmente al universo de Hollywood, dirige a pesar de todo algunas películas por encargo, en especial películas de propaganda, como Esta tierra es mía, con Charles Laughton(estudiante de los jesuitas y pupilo homosexual del fabiano H.G. Wells) en 1943 o Salute to France 1944 y adaptaciones literarias (Memorias de una doncella, basado en Octave Mirbeau, otro estudiante de los jesuitas y otro ardiente dreyfusista).En 1970, se retira y se va a vivir a Beverly Hills, en donde muere en 1979.

(4)Su primer largometraje, La Nave Bianca (1941) es la primera de la llamada Trilogía Fascista, junto con Un pilota ritorna (1942) y Uomo dalla Croce (1943). A esta etapa corresponde su amistad y cooperación con Federico Fellini.

Cuando el régimen fascista terminó en 1945, sólo dos meses después de la liberación de Roma, Rossellini ya estaba preparando Roma, ciudad abierta (Roma città aperta, con Fellini asistiendo en el guion y Fabrizi en el papel del sacerdote), que él mismo produjo, obteniendo la mayor parte del dinero de créditos y préstamos. Este drama fue un éxito inmediato. Rossellini comenzó así su Trilogía Neorrealista, cuya segunda película fue Paisà (Camarada, 1946), filmada enteramente con actores no profesionales, y la tercera Germania anno zero (1947)(el niño protagonista reencuentra por la calle a un ex maestro que, además de nazi, es pedófilo, con lo cual se inicia su verdadero calvario) , patrocinada por un productor francés y dirigida en el sector francés de Berlín. Después de su Trilogía Neorrealista, Rossellini produjo dos largometrajes que hoy se clasifican como cine transicional: L’Amore con la volcánica, hipocondríaca, fumadora de cigarros y vidente Anna Magnani(todo un ejemplo de comportamiento) y La macchina ammazzacattivi. En 1948 Rossellini recibe una carta de Ingrid Bergman proponiéndole trabajar con él y así comienza una de las más conocidas historias de amor en el mundo del cine, con Ingrid Bergman y Rossellini en la cumbre de su popularidad e influencia.

Esta relación causó un gran escándalo en algunos países (Bergman y Rossellini estaban casados antes de conocerse); el escándalo se intensificó cuando comenzaron a tener hijos, uno de los cuales es Isabella Rossellini(divorciada del cineasta Martin Scorsese (1979-1982) y del modelo y cineasta Jon Wiedeman. Ex pareja del judío y sostenedor de la secta Meditación Trascendental cineasta David Lynch, del actor y cineasta Gary Oldman y del productor teatral y judaico amigo del agente del imperio Václav Havel Gregory Mosher, Mosher es ademas miembro de la New York Institute for the Humanities, creado por el fabiano de la London School of Economics Richard Sennett). Isabella cambió su vida cuando conociço al judío Bruce Weber, mayormente conocido por las campañas publicitarias para marcas como Calvin “judío” Klein, Abercrombie & Fitch y Ralph Lauren y por dirigir el video de la canción Being Boring del álbum Behaviour y Se a vida é de su álbum Bilingual del grupo ultra-gayer Pet Shop Boys, éste la solicitó para una sesión fotográfica que resultó en portada del Vogue y en un cambio radical en la vida de Isabella, que se convirtió automáticamente en una de las modelos más cotizadas del mundo.

Fue a raíz de esta nueva faceta cuando Lancôme (del grupo judeofacha L’Oréal Cosmair) la eligió como modelo exclusiva desde 1982 hasta 1996. Según palabras de Isabella: “Fue la forma más fácil de convertirse en multimillonaria después de ganar la lotería”. En 1992, participó en el polémico video de la judeófila pervertida Madonna, Erotica (clip con alto contenido sexual).

Su carrera cinematográfica fue retomada en Estados Unidos con el film White Nights, de Taylor Hackford. Hackford es la pareja de Helen Mirren, nieta de un aristócrata ruso que en 1917 negociaba un acuerdo de armas entre Rusia y Japón en la capital británica en el momento que estalló la Revolución rusa. Por su relación con el zarismo, su familia sufrió un exilio forzoso. La madre de Helen Mirren era hija de un carnicero, y su abuelo había sido el carnicero de la Reina Victoria, algunos dicen que de sangre gitana.

Isabella fue convertida en un nuevo icono cinematográfico gracias a su encuentro en un restaurante con David Lynch; que le ofreció el papel de Dorothy Vallens en Blue Velvet (Terciopelo azul). Su carrera parecía a la deriva tras aceptar papeles menores y films independientes, a pesar de evidentes aciertos como su papel de María en Cousins (Un toque de infidelidad, 1989), cinta del judío Joel Schumacher.

(5)Vittorio se inició en la escena cuando en 1927 ingresó en calidad de segundo actor joven en la compañía de Sergio Tofano, quien a su vez se inició con el aristócrata Shakespeariano Ermete Novelli. Después de El limpiabotas y Ladrón de bicicletas continuó con Milagro en Milán(con guión de Suso Cecchi D’Amico cuyo padre había sido el traductor del Ulises del anarcocapitalista James Joyce) producida en 1950 y Umberto D en 1952. Para el rodaje de La puerta del cielo, Vittorio de Sica dio trabajo como extras a alrededor de 300 judíos.

De una relación con la actriz Mimí Muñoz nació la actriz Vicky Lagos. Mimí Muñoz es hija de Alfonso Muñoz, hijo de militar y actor en obras del absurdo mito moña “sosialmemócrata” y señoritingo amigo de falangistas García Lorca, del falangista Agustín de Foxá, del franquista de José María Pemán, del mariquita renegado del comunismo y congraciado franquista y homosexual Jacinto Benavente, del ultrafalangista gabacho Georges Bernanos, del señorito andaluz José López Rubio, de Joaquín Calvo Sotelo y del judío Arthur Miller, marido de Marilyn Monroe

Mimi también es hermana de la actriz Pilar Muñoz, quien aparte de trabajar también en obras del traidor de Benavente y del mariquita de Lorca se pusó a las órdenes del simpaticote marqués de las Marismas del Guadalquivir(aunque la gente lo reconocerá como el Marqués de Leguineche de la famosa saga de Berlanga) Luis Escobar Kirkpatrick(Jefe de la Sección de Teatro dependiente de la Jefatura de Propaganda del Ministerio del Interior del primer gobierno de Franco, y fundador y director de la Compañía de Teatro Nacional de FET y de las JONS). A la compañía de Pilar se unirá mas tarde Nuria Espert. Trabajó también con el capullo de Adolfo Marsillach.

Pero ahora viene lo bueno(lo peor quiero decir) Mimi es madre de Mara, Concha y María José Goyanes.

La última es famosa por aparecer parcialmente desnuda por primera vez en la historia del teatro español en Equus(sobre un joven adolescente que padece una patológica fascinación sexual y religiosa por los caballos) acompañada del franquista(aunque actorazo) José Luis López Vázquez y del pijazo compi del charlatan judío Alejandro Jodorowsky Juan Ribó, unido sentimentalmente con la gitana bisnieta de la bailaora facha putilla de borbones Pastora Imperio y del torero Rafael Vega de los Reyes “Gitanillo de Triana”, Pastora Vega.

María José Goyanes rodó su primera película en Un rayo de luz (1960), de Luis Lucia, que también supuso el debut de la niña prodigio Marisol, quien se casaría con Carlos Goyanes(quien rehizo su vida con la pijacerda deCaridad Lapique) , hijo de su descubridor Manuel Goyanes, quien se hizo de oro desnudando ante jeques arabes(y a saber que perversiones mas) a la niña amen de productor de “Muerte de un ciclista” o “La venganza”, ambas de Juan Antonio Bardem (el tío de la pareja de Penelope Cruz Javier, dicho sea para las nuevas generaciones). Conchita Goyanes en 2006 contó su historia de abusos sexuales y maltratos en su infancia como actriz infantil a manos de los capitostes franquistas.

(6)Su primer éxito fue como dibujante publicitario para películas. Avanguardista durante el Fascismo, sus primeras obras fueron para la Alleanza Cinematográfica Italiana (ACI), una compañía productora de Vittorio Mussolini, hijo de Benito Mussolini, a través del cual conoció a Roberto Rossellini.

Escribió guiones para otros directores reconocidos como el pupilo de fascista director Alessandro Blasetti Pietro Germi (En nombre de la ley, La ciudad se defiende) y Luigi Comencini. Como músico de sus películas tuvo a Nino Rota, maestro de Riccardo Muti(Premio Príncipe de Asturias de las Artes y Premio de la Fundación Wolf de las Artes de Jerusalén) y discípulo de los fachas amiguitos de Gabriele D’Annunzio Alfredo Casella e Ildebrando Pizzetti.

Fellini trabajó con actores como Anita Ekberg(chochete del mafioso fascista y miembro del Club de Roma Gianni Agnelli, presidente del Grupo Fiat, del mafioso cocainomano amigo del judeosatanico Sammy Davis Jr Frank Sinatra, del espía yankie Errol “Melofollotodo” Flynn y del satánico pervertido de Tyrone Power, padre de Romina Power), a quien lanzó a la fama, Sandra Milo(“La más perra entre las perras”), Claudia Cardinale(chochete del luciferino turinesco productor Franco Cristaldi, suya es la adaptación de El Nombre de la Rosa del libro del masónico Umberto Eco), Sylva Koscina(la primera italiana en posar para la judaica revista Playboy. A su vuelta a Italia se adentró en el cine erótico y de destape, chochete del judío Paul Newman, Jean Paul Belmondo lo intentó con Bob Kennedy o el político yugoslavo Josip Broz Tito(espia?), que la llamaba “nuestra pequeña Sylva”), Freddie Jones(habitual de las del judío David Lynch y padre de Toby Jones, quien ha hecho del orgulloso homosexual y drogadicto Truman Capote en la película biográfica Historia de un crimen además de salir en la saga Harry Potter o en la producción producción de Isabel I de Inglaterra) o Roberto Benigni, quien saldrá en la próxima película del judío pedófilo Woody Allen “Bop Decameron”.

La cara más turbia de «la dolce vita»

En su nuevo libro, Stephen Gundle bucea en el escabroso asesinato
de una joven en la Roma de los años 50. Y descubre que algo olía a podrido tras el brillo rutilante de las estrellas cinematográficas y el glamour de aquellos tiempos que Fellini plasmó en una película inmortal.

Italia era a mitad del siglo pasada la perfecta representación de un claroscuro. El filme de Fellini «La dolce vita» fue el gran éxito de taquilla de 1960 y catapultó a Marcello Mastroianni como un rompecorazones internacional. La película capturaba vivamente el brillo del flash sobre aquel país que salía de la posguerra y avanzaba hacia el «boom económico». Después del trauma interminable del fascismo, se disparaba el consumo de televisores, neveras y Fiat 500. Audazmente, Fellini repudió el neorrealismo de «Ladrón de bicicletas» para emprender en Cinecittà el camino de las fantasías estilizadas de Hollywood, que reflejaban un mundo ilusorio; el real proyectaba hacia adentro una imagen bien distinta.

En la extraordinaria escena final de la película, los borrachos, tras una noche de fiesta, observan a un ser marino cadáver en una playa de las afueras de Roma; sus ojos glaucos les acusan. Para Gundle, es la representación del escándalo Montesi; Fellini jamás reconoció la inspiración.

Poco después de las cinco de la tarde del 9 de abril de 1953, Wilma Montesi, de 21 años, dejó el modesto apartamento de su familia en laVia Tagliamento en Roma. Salió sin dinero, sin carné de identidad, sin sus joyas habituales y sin la fotografía de su prometido que solía llevar en el bolso. En cambio, sí portaba las llaves del domicilio: tenía la intención de regresar. Pero no volvió jamás.

¿Fue arrojada viva al mar?
En la mañana del 11 de abril, su cuerpo fue encontrado en la playa de Torvajanica, un pueblo de pescadores veinte kilómetros al sur de Roma. La causa de su muerte, dijeron, fue ahogamiento, a pesar de que la joven había perdido la conciencia probablemente antes de entrar al agua. Montesi llevaba la mayor parte de su ropa, incluido su peculiar abrigo verde y amarillo a rombos. Sin embargo, la falda, zapatos, medias y liguero habían desaparecido.

En «La muerte y la dolce vita», editado por Seix Barral, Stephen Gundle traza un camino laberíntico a través de la teoría del encubrimiento y la conspiración para mostrar cómo la extraña muerte de la hija de un humilde carpintero llegó a convertirse en uno de los mayores escándalos de los años cincuenta.

Una semana después de la muerte de Montesi, el comisario de policía de Roma convocaba a la prensa para anunciar que el caso estaba cerrado y el suicidio, descartado. La joven se había ahogado por accidente. Fue sepultada con su vestido de boda en el cementerio, tras un concurrido funeral.

Ni la prensa, ni el pueblo se mostraron satisfechos con las conclusiones: la historia de una joven atractiva despojada de su falda y encontrada muerta en una playa era demasiado excitante para dejarla caer fácilmente. El dictamen policial de muerte accidental por ahogamiento fue rebatido casi unánimemente por la prensa.

Al parecer, Wilma se había desplazado a un pabellón de caza en las cercanías de Capocotto, donde se prodigaban orgías salvajes como las que más tarde filmaría Fellini. Los rumores empezaron a apuntar al hijo de un prominente político, Attilio Piccioni, líder adjunto de la Democracia Cristiana, figura clave del gobierno y mano derecha del presidente De Gasperi. Gundle cuenta cómo difícilmente podría encontrarse un partido político menos sospechoso de generar escándalos sexuales que aquella Democracia Cristiana pacata que surgía de la guerra para llevar a Italia por el camino de la decencia.

El hijo de un ministro y un mafioso
Sin embargo, Piero, el hijo menor de Piccioni, músico de jazz, era de otra casta. Todo apunta a que Piero Piccioni condujo esa noche a Wilma Montesi a una fiesta, donde se consumieron drogas y se practicó el sexo libre, en una finca costera apartada propiedad de Ugo Montagna, un empresario siciliano, tan turbio como poderoso.

Cuando ella perdió el conocimiento, el propio Piccioni se asustó y presa del miedo transportó el cadáver a la playa y lo arrojó al mar. Piccioni y Montagna se movilizaron rápidamente para pedir ayuda a sus influyentes amigos, buscar coartadas y borrar sus huellas.

Así se puso de manifiesto en el juicio por difamación de la periodista que publicó la versión más completa, una joven llamada Anna Maria Caglio, hija de un abogado milanés bien relacionado que había venido a Roma con la esperanza de convertirse en actriz de cine y terminó siendo una de las muchas amantes de Montagna, quien había amasado una fortuna con negocios inmobiliarios semilegales y, probablemente, el tráfico de drogas. Supo prosperar bajo el fascismo y la ocupación nazi. Tras la guerra, se consideraba a sí mismo por encima de la ley.
El caso es que se reunieron pruebas suficientes para acusar a Piccioni, a Montagna y al comisario de policía que había cerrado el caso en falso. El veredicto, sin embargo, se basó en la aceptación de la palabra de un grupo de hombres ricos y bien conectados frente al testimonio de una serie de mujeres jóvenes sexualmente comprometidas. Los tres fueron absueltos.

El pueblo insistió en que las camarillas oscuras y las cábalas mafiosas estaban detrás del sórdido crimen de Wilma Montesi. No pasó mucho tiempo antes de que Montagna fuese expuesto ante la opinión pública como un siciliano de dudosas credenciales aristocráticas, ligado a mafiosos y ladrones con conexiones en el poder, cercanos a la Democracia Cristiana.

¿Y Piccioni? Aspirante eterno a músico de jazz, estaba sentimentalmente unido a la bellísima Alida Valli, protagonista de «El tercer hombre» y, se rumoreaba, examante de Mussolini. Incluso después de que el caso Montesi se cerrase oficialmente, las averiguaciones y los rumores continuaron engrosando los expedientes de la policía, contribuyendo al clima de sospecha y malestar en la capital de Italia. En septiembre de 1954, el Gobierno fue llevado al borde del colapso cuando Attilio Piccioni,el padre de Piero, se vio obligado a dimitir.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CAPITALISMO, FALSA ESPIRITUALIDAD, FAMOSOS QUE DAN ASCO, IMPERIALISMO, JUDIOS, NUEVO ORDEN MUNDIAL, ULTRADERECHA SIONAZI. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a NEORREALISMO ITALIANO: JUDIOS, NOBLES, SATANICOS, PEDOFILOS Y FACHAS

  1. Ernesto dijo:

    En esa foto está buenísima

  2. Me cago en las sagradas escrituras, me daría con un canto en los dientes si volviese aquella heterogenia audiovisual. Ahora sí que estamos aplastados por el horrible monopolio de la mafia judeo-yanqui.

    Pasolini era maricón ¿y qué?, Fellini, Amarcord = la vida de verdad, sin internete ni televisión. La caída de los dioses, etc. Me cagoenlaotia ahora los héroes son los avaros peseteros spielberg, zemekis y la puta que los cagó.

    Aún recuerdo a mis amores de niño, Claudia Cardinale, Gina Lollobrígida y Sofía Loren.

    • danipirata80 dijo:

      Ojala volviera, este es de los posts que mas me ha jodido escribir. Amarcord es de lo mejor que se ha hecho en cine, había mucho talento en el neorrealismo, pero todo ese talento iba acompañado de otros diabólicos elementos. El cine es un arte elitista, se requiere de mucho capital y siempre hay grupos de poder que quieren aprovechar este arte. Me imagino dentro de 50 años a un nieto tuyo diciendole a otro lo malos que son los directores del 2060, que spielberg, zemekis y compañía eran la bomba. Vamos a peor que se le va hacer, la decadencia es la decadencia. Que fuera gay Pasolini me la bufa, no le he llamado pervertido por ser gay, sino por ese gusto inquietante por el sadismo y demas diabólicas filias reflejadas en sus películas.

  3. Ahora todos vivimos en Miami y las canciones de la radio son todas en puto inglés que nadie entiende, guachi guachi ayguantulove. El resto del mundo no existe, en todo caso es un puto souvenir. Como diría chiquito, la Comunidad Internacional de los estados unidos. Y su furcia barata con capital en belgica.
    El cine es ultracomercio judío 90 % y por el otro el rollo “alternativo”, (migrantes, mujeres y derechos humanos), (siempre premiado en cannes por la aristocracia guay), en manos de la mafia intelectualoide, intuyo que trosko-judaicos sin casta.

  4. Germán. dijo:

    a) “Un paseo por las nubes” no es la adaptación de “El manantial” de Aynd Rand, sino “Los que vivimos” de la misma autora.
    b) No es necesario blasfemar ni cargar sobre cualquier raza, en este caso “los judíos”. Cualquier idea tiene que manifestarse ejemplar, sobre todo ejemplar. Atyacar a los judíos, echar sobre ellos la culpa de lo que sea es lo más fascista que se ha perpetrado en estos siglos.
    c) El cine tiene el desarrollo que le piden los pueblos y no al revés.

    • danipirata80 dijo:

      “El cine tiene el desarrollo que le piden los pueblos y no al revés.” De verdad te crees eso? No tiene nada que ver con propaganda y manipulación por parte del poder de turno? Supongo, hablando de fascismos, que esa regla que pones no funciona con el cine de la época nazi.

      Gracias por la corrección Germán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s