Tamer Sarkis. Alemania, o el imperio hacia adentro

ASTURIAS- GANADEROSAlemania nació demasiado tarde y pronto dio muestras de su retardo de incorporación a la cadena de Potencias. Por lo mismo llegaba tarde a la mesa, donde platos y hasta despojos estaban ya puestos y repartidos. Hasta le costaba sentarse sobre la silla, coja como era de una pata: rezumaba flor de industria mientras renqueaba fracturada en centenas de micro-estructuras territoriales con sus propias normativas mercantiles, administrativas, fiscales, de pesos y medidas, con sus principescas exigencias de consenso para acometer cualquier iniciativa, etc. Por eso, cada X tiempo, a ciclos, Alemania se ponía histérica de impotencia e injusticia. Tiraba del mantel, jodía a los comensales, se volvía mosca cojonera reclamando ecuanimidad inter pares (imperialistas), y, pequeñita como era, la mala leche la tenía, la Alemania… Ya en su Era prehistórica prusiana, en tiempos de Federico, había dado en forjarse un Gobierno sátrapa en Ucrania, pieza que Bismarck apuntalaría y entre cuyos alfiles gustaba, la Germania, de mostrarles los dientes a los Zares, compitiendo con ellos en materia de bizantinos legados (Zar: rusificación de la voz “César”; Kaiser: germanización de la voz “César”. La voz latina original se pronuncia [Qesar]).

Llegó un momento en que las Potencias, carroñeras, y los candidatos a serlo, se pusieron a despedazarse como bestias a la carrera por tomar el fornido pero lánguido cuerpo otomano, en vías de descomposición. Todas las hienas habían olido a turco muerto y el asalto -como a la obediencia de una notificada apertura de Rebajas- dio pie a la celebración de su propia carnicería. Aunque en este revolver el status quo mundial imperialista Alemania no había sido la más loca (y hasta puede decirse que había sido, a fin de cuentas, la más racional: ¿acaso no era ya poseído el Globo por la Bestia del Mar, por llamarla a lo Haushofer?), los germanos iban a tener que pagar la vajilla entera rota por el conjunto de comensales. Eso sin olvidar a la debilucha Italia, genuina “cabeza de turco” en el entuerto, y cuya “victoria mutilada” sentaría bases para futuras identificaciones entre ultrajados.

Prestos a darle sus azotes a la revoltosa, los vencedores retozaron juntos en versallesca orgía, vistiendo traje negro de cuero con púas y blandiendo sádicos el látigo. Por el Tratado de Versalles, la Alemania se quedaba sin la Alsacia y sin la Lorena y además Francia podía violar el Ruhr a discreción con sus prospecciones y sus fábricas, ávidas de Fuerza de Trabajo perdedora a hiper-explotar. La Galia se quedaba también con el tejido minero ya desplegado allí. Esto último es aún más importante de lo que parece, pues el torpedo que los vencedores le lanzaban a Alemania iba directo a su línea de flotación industrial: sin hierro no había acero y, sin acero, industria de base. Sin industria de base no podía haber más que dependencia adquisitiva de maquinaria fabril y por tanto sería el mundo vencedor (vendedor) quien troquelaría la industria alemana en lo concerniente a su composición, fragmentación y límites.

Otro punto consistía en “la pérdida de todas sus colonias de ultramar”; cínica cláusula, en cuanto que Alemania disponía poco más que de reductos mientras que eran precisamente las grandes Potencias de ultramar quienes engrosaban su botín. Alemania se quedaba, así mismo, sin Marina militar, sin ejército con potestad normativa para declarar la guerra, se constituía como puro juguete manoseado por los Maestros de Ceremonias en la recién nacida Sociedad de Naciones, le era proscrita cualquier iniciativa diplomática de alianzas, restaba llena de “deudas” y con sus finanzas empeñadas en las famosas “reparaciones de guerra”.

No importa seguir citando cláusulas ni desarrollar con mayor finura las expuestas. Lo importante es que el lector haya comprendido cuál era la Contradicción Principal entre Alemania y las Potencias en el plano de las relaciones inter-imperialistas: su raíz estribó siempre en la propia Contradicción interna alemana entre (1) potencial económico capitalista y (2) acotación de perímetro político y territorial, y, en tal medida, déficit rentable de condiciones acumulativas de Capital Circulante (materias primas combustibles, vegetales y minerales) que integrar en calidad de Factores de Producción industrial. Al compás de la agudización de esta Contradicción interna, la Contradicción externa también se agudizaba y las “relaciones internacionales” no podían más que ir deteriorándose hasta un grado X de ebullición o conflicto abierto, ya desde tiempos del 2º Imperio francés.

La “solución” interpuesta por el entorno sistémico jamás había sido de tipo integrativo; había estribado siempre en romperle a Alemania los cuatro miembros y la cabeza (destripamiento territorial, militar, productivo, financiero, institucional-gubernamental). Como la “solución” era siempre hacer trizas la economía política y la geopolítica germanas embutiéndolas a ambas en moldes conciliables con las hegemonías constituidas, la Contradicción volvía a estallar con periodicidad, adoptando una fisonomía “cíclica-natural”. La mosca cojonera siempre, como fatal Ley de hierro, remontaba el vuelo y volvía a zumbar. ¿Porqué?: pues porque, en el acto de segar violentamente el eslabón germano respecto de la cadena imperialista, anidaba la propia negación del acto. Se encerraba a la niña dentro de un cuarto asfixiante y oscuro y la niña empezaba arañando las paredes para acabar montándose a la sombra su propia vida de desarrollo hasta -potencia renovada- terminar tumbando el cavernáculo y salir hecha una Furia.

Esta “eterna” retro-alimentación cambia drásticamente al acabar la 2ª guerra mundial, cuyo “ajuste de cuentas” convierte a los Estados Unidos en el único concentrador del juego de hegemonías imperialistas pasadas. El Hegemonismo estadounidense va, por supuesto, a proceder una vez más con la tradicional demolición de las estructuras política y militar alemanas: Alemania pronto queda domesticada bajo la OTAN, no podrá lanzar discrecional ni unilateralmente operaciones fuera de sus fronteras, tampoco podrá tener iniciativa defensiva más que dentro de su territorio, se la parte en dos mientras Berlín queda dividido en 4 zonas de ocupación, en la ONU no va a pintar nada más que cuando se la requiera de comparsa, se le endosarán otra vez “deudas de reparación”, el arca acumulativa y la sede decisoria del nuevo Deutsche Bank pronto pasará a residir nada menos que en Israel (se trata de un tercer organismo bancario matricial empleador del Deutsche Bank y centralizador de las “indemnizaciones” recaudadas), la OIT, OMC, OCDE… y demás organismos “internacionales” actuarán como mera pantalla del Hegemonismo en materias respectivas, etc. No voy a extenderme en lo ya sabido.

El cambio estratégico operado por el Hegemonismo consiste en que éste, inéditamente y cobrándose el precio de atar a Alemania al vasallaje político de gestión regional sobre Europa, consagra todo un Proyecto de inyecciones financieras a restaurar las bases económicas alemanas en lugar de defenestrarlas, integrando también a los monopolios de Estado germanos en los centros de inversión y bursátiles, así como en la estructura internacional capitalista de división del trabajo. A la pregunta, naive y vulgar, que oímos hasta la náusea, respecto del misterio del “milagro alemán” y de su “pronta re-edificación nacional”, deberemos responder señalando la enormidad del Proyecto yankie para con la postrada:
“En relación a Europa, tú serás mi perro, mi policía político y mi extorsionador territorial en aras de mi reto de concentración de plusvalías, que van a adoptar formen financieras en los vértices neoyorquinos de la Pirámide. Te voy a infectar desde la médula con un arquitrabe de servicios secretos y de Inteligencia que te va a dejar presta a ser mi avanzadilla de Operaciones orientadas a minar el Este y a Rusia, y, si pensaras negarte, con esos mismos dispositivos activados yo te haría estallar a ti misma de inmediato. Pero perra: como yo mismo he obrado tu colosal mutación histórica de mosca cojonera a perra, del suelo europeo hago yo, Graciosamente, tu Reino y tu pipí-can, donde vas a disponer de cargamentos de carnes y de huesitos que roer y que morder y de cuyo tuétano engordar. ¡Oh, Alemania y tus terminales periféricas gobernadas por sendas corporaciones bancarias dependientes, que te entregarán la cabeza de sus países a cambio de crédito!. Alemania: mi perra parásita. Te llamaré Mundo Libre, te llamaré Comunidad, Europa, Occidente, te llamaré Unión”.

Nüremberg fue un juicio militar, mientras los Estados Unidos se dedicaban a importación de cerebros: técnicos, científicos, ingenieros, inventores, estrategas, todos ex-III Reich. Los célebres monopolios alemanes fueron financieramente rearmados y devueltos a funcionar: el carbón, la petroquímica, la industria farmacéutica, los laboratorios, la electrónica y telecomunicaciones, la maquinaria doméstica e industrial, las grandes máquinas de locomoción y de transporte, la investigación tecnológica, la ropa especializada, la metalurgia, la automoción. Desde antes de la guerra uno de los pulmones financieros de su expansión había funcionado desde USA (Rockefeller y su cartel petrolero), así que las transferencias no tuvieron que hacer más que proseguir; se abrió la Bolsa de Frankfurt, se confeccionó un Índice. Potenciándose la concentración productiva en el perímetro alemán dentro de un contexto regional de campo imperialista, los Estados Unidos sabían perfectamente lo que hacían. Estaban facilitando a Alemania un futuro monopolio de patentes, de manejo de secreto industrial, tanto como de exportación de derechos de registro hacia países terceros y de operación en esos países. Sólo hacía falta envolver, a todo el recinto, de las estructuras financieras e institucionales consonantes, proceso que iba a materializarse en Tratados sucesivos.

Hoy día, España misma es un producto de aquel (de este) doble juego yankie de contención/domesticación político-militar practicada sobre Alemania a la vez que de su encumbramiento económico. Los conceptos de “Bloque”, de “Unión”, de “neoliberalismo carente de rectorías estatales”, de una abstracta “Europa del Capital” o de una “Alianza inter-imperialista” o “entre Estados capitalistas”, son conceptos todos inaplicables al caso y verosímiles solamente tras ser machacados día y noche por los apologetas directos e indirectos del IV Reich, no importa desde qué extremo del griterío “europeísta”. Más allá de estas risibles apariencias yace una realidad imperial. La realidad alemana y de sus relaciones materiales en los niveles europeo y mundial es el fruto de una concesión habilitante de imperialismo, expedida desde el Hegemonismo estadounidense en relación al primer nivel, a condición de impedir que Alemania “se saliera de madre” en relación al segundo nivel. Deutschland über alles, sí, pero restrictamente al entorno. Alemania será, pues, la primera “vocación imperial” en la historia que se proyecta en sentido no centrífugo, sino centrípeto, acotada al Viejo Continente. Apenas si puede expandirse ni dilatarse ni filtrarse allende los Mares; por más que las disidencias latinoamericanas le hayan abierto ciertas puertas de inversión, en Ecuador o en Brasil, antes vedadas por los Jefes, Alemania no se dejará asomar más de lo permisible por la tolerancia yankie, pues ella no está dispuesta a perder su Reino (su “nicho ecológico”) por un caballo ni por una aventura.

Alemania no deja de concentrarse, reconcentrarse y densificarse, premiada y a la vez desterrada a su intramuros continental-mediterráneo. Hitler y su imperialismo ya se habían revelado bizarramente centrípetos por imperativo de circunstancias; el Mundo-despensa estaba ya demasiado conquistado. Quedaba el Este y el entorno. La ideología del Lebensraum parte, pragmática, de hechos consumados. El Hegemonismo no haría más que poner el Lebensraum teutón a orbitar alrededor de su propio democranazismo impositor, aquí y allá, de “la raza de los Señores”, no siempre rubicunda ni sonrosada. Raza no racial, compuesta por millones de distróficos y tolerantes espectadores predadores; con el culo aposentado sobre parias ruinas sangrantes que divierten, molestan, atemorizan, excitan, enternecen u ocasionalmente apenan. Dualismo de razas antagónicas bajo un democranazismo-Mundo.

Tamer Sarkis Fernández,

DIARIO UNIDAD

Anuncios
Esta entrada fue publicada en IMPERIALISMO, SIONISMO. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Tamer Sarkis. Alemania, o el imperio hacia adentro

  1. El agua del grifo no se privatiza dijo:

    ¡Muy bien escrito (contado con desenfado y sin afectación)!

  2. M.C. dijo:

    Falta en el buen análisis, la necesaria mención a que la economía de la RFA colapsó en 1953. El llamado “milagro alemán” del “super hombre hiper productor teutón (farsa neoliberal para justificar moralmente la tiranía económica del norte hacía el sur), viene de una quita (perdón) de un 63% de su deuda. Entre los países acreedores estaban Grecia y el estado español, a quién los teutones niegan ahora el pan y el agua. Y a una cláusula, de pagar las indemnizaciones por daños de guerra, que Alemania pagaba a quién le daba la gana (a las potencias occidentales a Grecia no, por supuesto) solo cuando su coyuntura económica lo permitiera. Para fomentar la economía alemana, se tomaron medidas paralelas a la quita: los acreedores acordaron incentivar las exportaciones teutonas. con el fin de que tuvieran una balanza de pagos, positiva. A la par que reducían las exportaciones a Alemania, fomentando su propia industria. Para que pudiera luego pagar las indemnizaciones a las potencias occidentales sin empobrecerse, acordaron que las indemnizaciones fueran pagadas en marcos alemanes y no, en divisas fuertes. Lo que permitió al estado alemán acumular grandes cantidades de divisas convertibles. que luego utilizó sin pudor alguno, para imponer sus condiciones de hierro en la construcción del euro, moneda que solo sirve a los intereses alemanes. Me acuerdo que por aquel entonces, uno laburaba en Alemania, y que era el único país donde no existía el fraude del redondeo, porque 1 euro, era justamente 2 marcos.

    • M.N. dijo:

      “La economía alemana colapsó en el 53 demostrando la falacia del mito del trabajador alemán”… muy bueno M.C. tu a un saltador de pértiga le partes la pértiga, le atas una mano al cuello y para terminar le das una buena paliza y si queda eliminado en las series es que es un pésimo atleta. Ahora que, si hay un público que compra estos chismes, tan solo hay que repetirlo y repetirlo todos los días hasta que todos nos lo creamos

      La moraleja de la historia es que para que se perdonen deudas imposibles de pagar, un país tiene que verse inmerso en una guerra (consecuencia entre otras cosas de otra deuda anterior también imposible de pagar), perderla, verse destruído, su industria desmantelada, sus patentes robadas, sus científicos extraditados, pasar ocho años de posguerra famélica, y confiar en que la potencia vencedora, después de poner en práctica hasta cuatro planes de exterminio que llevaba en la manga desde 1942 si no antes, tenga interés en dejar de apretarte el gaznate porque le conviene utilizarte en otra disputa.

      Alemania le debía mucho dinero a España en el año 1953…. ¿Sabes cuanto? ¿Entonces eso de que Franco se pasó años pagando la deuda contraída con Alemania es otra farsa?

      Lo que España ha perdonado y de ello hay datos muy exactos y sin embargo estamos todos tan satisfechos es el expolio por parte de tres ministros del gobierno de la República del segundo mayor tesoro público del mundo, regalado a la URRSS mediante cohecho y prevaricación, aprovechando un decreto que tan solo ordenaba que se salvaguardar el tesoro del Banco de España en un lugar seguro, expolio del que también sacó tajada el partido comunista francés y a otros aprovechados que sin dar nada a cambio (unos pocos aviones y una ayuda cada vez más meguante no valían eso, por más que los mentiroso-historiadores nos digan que sí) se lo quedaron a perpetuidad y esto no lo digo yo ni lo dice ningún facha, lo dice Valentín Gonazalez, El Campesino, general comunista de la II República que en todos sus libros lo recuerda como un latrocinio infame hecho a toda el pueblo español, y hasta cuenta como los sacaron en camiones las sacas de oro hacia Valencia para nunca volver, el Tesoro de un Pueblo tirado a la basura.

      Como ejemplo paradigmático de un saqueo que se llevó todo lo mejor de Alemania vale la pena recordar que la factoría Volkswagen fue concedida a Gran Bretaña como parte del infinito botín de guerra aliado, y se puede leer en internet la carta original del presidente de la asociación británica de fabricantes de automóviles renunciando a transportarla a Gran Bretaña, ya que el concepto de una fábrica de coches con el motor trasero estaba destinado al fracaso.

      Car production aside, the long running debate over who should actually own the factory and the facilities it offered continued throughout 1945. Technically, the Wolfsburg facility was on offer to the Allies as part of the war reparations, yet on repeated occasions no other country took up the offer. This was partly because a half-demolished factory and a few battle-scarred machines was hardly the most desirable of prizes, but also because the British motor Industry refused to see the value of Porsche’s basic design, Because the military had found the little car so very effect during the war, one of the very first post war Beetles was sent to England for appraisal. The bastions of the British car industry did not share the Army’s enthusiasm, finding the car too ugly, noisy and generally too odd, Compared with what was on offer in Britain In the immediate post war period, the Beetle was completely incongruous, so their reaction is understandable. Later that year, a delegation from the British Society of Motor Manufacturers and Traders (SMMT) visited the factory and wrote a report, ‘Investigation of the Developments in the German Automobile during the Post War Period’. This was followed by a further report, published In 1946. Entitled, ‘Investigation into the Design and Performance of the Volkswagen or German People’s Car’, it contained a comparative road test between a Hillman Minx and the Volkswagen that had been sent to England some months No doubt on the say-so of the few engineers at the Humber car company evaluated the Volkswagen, the British eventually turned both car and factory down. And although this was proved very bad judgment, they can take comfort In the fact the they were by no means the only ones.

      In February 1947 the Australian Reparations Commission turned down the chance, and in February 1948 Henry Ford II did the same At a well-documented meeting in Cologne in March 1948, Mr Ernest Breach, one of Ford’s advisors summed it up with the words, ‘I don’t think what we’re being offered here is worth a damn’. One wonders what his thoughts were 20 years later when Volkswagen became Germany’s biggest company and Volkswagen vehicles were being built at a rate of one every eight seconds and exported to 130 countries across the world.

      The only country who did express an interest was Russia, who a approached the British authorities in the summer of 1948. Unfortunately for them, East-West relations had already begun to cool and plans were in hand to give it back to the West Germans, so the bid was rejected, along with another idea which would have moved the Soviet border so as to place the plant lust Inside the Russian sector.

      Despite the various rejections, it wasn’t until 1949 that the plant was finally returned to the Germans. It was only through the in ingenuity and sheer stubbornness of the British officers in charge of the plant t at Wolfsburg survived the immediate postwar upheaval at all.

      Con aquello que los saqueadores consideraban que no valía una mierda (el costo del traslado), los trabajadores farsantes se han hecho con la mitad de la industria automovilística del mundo, sobre todo por su calidad. Y lo demás, son cuentos de convento.

      • M.N. dijo:

        Y aunque nació como una empresa estatal y lo siguió siendo hasta 1960, todavía y a pesar de forzarse la entrada de capital privado, el estado de Hannover posee el 20% de las acciones.

  3. Gerión dijo:

    Sin los conceptos bien entendidos no hay historia. En el artículo, el autor tiene el puzzle completo. Pero siempre faltan fichas perdidas de los extremos de dicho puzzle. Buen artículo. No me pregunten qué fichas faltan.
    http://lastermitasdelcielo.wordpress.com/

  4. M.C. dijo:

    Pues el estado español le perdonó a Alemania cerca de 1.000 millones de pts. del año 53, imagínate cuanto sería hoy en día a un interés de un 5.5%: Ya andamos con historias para no dormir, de los mitos franquistas del oro del loro de Moscú. No eran las 2º reservas del mundo, sino las 4º, con un valor aproximado a hoy en día de 12.000 millones de $. Los rusos se quedaron con el 2.1 del total en conceptos de comisiones y corretajes. Otro 1.2 en transporte, fundición, depósito y refino. En total menos de un 3.3 unos 14.5 millones $. El resto fue enviado al Banque Commerciale pour L´Europe du Nord con sede en Paris. Desde Paris, los agentes del Tesoro pagaron las compras de materiales y armas adquiridos en Bruselas, Praga, Varsovia, EE UU y México. Todos los historiadores serios (no de historietas como Pio Moa) que han accedido al Archivo y Dossier Negrin, afirman que los soviéticos no abusaron de su posición, ni estafaron a los españoles en sus transacciones financieras, ahora bien, tampoco hicieron concesión alguna. Por cierto, el país más devastado fue la URSS, sin plan Marshall, ni ayudas en poco tiempo estaban en el espacio y era la 2º potencia del mundo.

    • M.N. dijo:

      1000 millones de pesetas del año 53. Vale, no voy a discutirlo y lo daré por bueno.
      Pues a finales de 1939, en la Banque Commerciale de l’Europe du Nord existían un total de 1.896 millones de francos a nombre de colegas, familiares y agentes del presidente Negrín.

      1.896 millones de francos ….. del año 39
      contra
      1.000 millones de pesetas…. del año 53

      Imagínate cuanto sería hoy en día a un interés de un 5.5%

      Y esos 1.895 millones del año 39, ni siquiera es parte del “oro de Moscuí” sino tan solo parte de otros latrocinios

      Aquí están las palabras de Largo Caballero (uno de los ejecutores), que reflejan el comportamiento propio de un ladrón del pueblo:

      ¿De esta decisión convenía dar cuenta a muchas personas? No. Una indiscreción sería la piedra de escándalo internacional […] Se decidió que no lo supiera ni el Presidente de la República, el cual se hallaba entonces en un estado espiritual verdaderamente lamentable, por consiguiente sólo lo sabía el Presidente del Consejo de Ministros [el propio Largo], el Ministro de Hacienda [Negrín] y el de Marina y Aire [Indalecio Prieto]. Pero los dos primeros serían los únicos que se habían de entender con el Gobierno de Rusia.

      ASÍ es como actúan los ladrones, es lo que puedo decir.

      Además de las reservas de oro del Banco de España, a lo largo de la Guerra Civil Española afluyó a Moscú una cantidad indeterminada de metales preciosos de origen desconocido y procedente supuestamente de las incautaciones de la Caja General de Reparaciones, en una serie de envíos posteriores. ¿Eran en concepto de pagos leoninos o expolio puro? Puro robo, un expolio salvaje a la economía española.

      Están documentados el caso del mercante español Andutz Mendi, de 3.800 Tm. de desplazamiento, que atracó en Estambul el 14 de febrero de 1937 con un cargamento de cajas de oro. Su destino era Odesa, al igual que el del vapor Latymer, que en noviembre de 1938 declaró a las autoridades griegas una carga de «plomo argentífero». Igualmente, se sabe que el comunista austríaco Sigmund Rot hizo varios transportes de monedas de oro entre España y Praga, con destino Moscú; según la que sería dirigente de la resistencia francesa Dominique Desanti, el barco Cap Pinede desembarcó en Port Vendres un cargamento de oro y joyas que fue agregado en secreto a un convoy ferroviario de armamento defectuoso que se devolvía a la URSS; el comunista Domingo Hungría se llevó del tesoro acumulado en el Castillo de Figueras dos camiones cargados de oro y joyas, el comunista Villasantes, un camión cargado con maletas llenas de joyas, y un comandante del Batallón Especial de Líster, otros cuatro. Se desconoce que ocurrió con estos cargamentos y las divisas que pudiera generar su venta a la URSS.
      Y luego tenemos los envíos de todo tipo de riquezas a México, el más conocido el del yate VITA, con joyas, valores de todo tupo y el dinero de los Montepíos (la “casa del chavo” donde los trabajadores ponían unas pesetas para tener una pensión en la vejez).
      Esto si que son historias para no dormir, y estos no dejan de ser pero a gran escala, ladrones del pueblo, por muy comunistas que fueran.

      La distorsión la llevas en la sangre M.C., ahora resulta que Rusia fue el país más devastado cuando fue Alemania que además de la devastación absoluta del país que Rusia no sufrió, fue en todo su territorio un “area bombing” durante 2 años, todos sus haberes fueron desmantelados, saqueados e incluso se destrozaron determinadas industrias y bienes, simplemente para privarles de ellas. Muchas de esas industrias fueron enviadas luego a EEUU, Francia , GB y la URRSS, junto a esclavos (científicos) al más puro estilo imperial romano, también trabajadores (hasta Australia y Nueva Zelanda se llevaron trabajadores gratuitos alemanes tras 1945). Y respecto al Plan Marshall, la URRSS lo recibió mucho antes que cualquier país europeo, por los puertos de Vladivostok, Murmansk y Persia.

      1.200.000 toneladas de acero, 1.700.000 de aluminio, 103.000 de caucho, 50.000 de cuero e importantes cantidades de materiales no ferrosos (estaño, níquel, plomo, zinc), sin los que no era posible mantener una economía de guerra.
      4.500.000 toneladas de diversos productos alimentarios (harina, carne y azucar sobre todo).
      Y 10.000 millones de dólares.

      Vaya, el enano de voz aflautada ni recibió la ayuda americana que recibió la URRSS ni la que recibieron los suscriptores del Plan Marshall. Va a ser verdad que los países del sur somos los mejores trabajadores.

      • M.N. dijo:

        Uso y destino del oro depositado y fundido en la URSS (eran monedas españolas bàsicamente y no resultado del comercio durante la I Guerra Mundial como cree M.C., además de no contabilizar las monedas de plata, reservas de este metal de las que España albergaba la cantidad más importantes del mundo, y que junto a las de oro constituían el segundo tesoro más grande del mundo, baste pensar que con mucho menos Gadaffi quería crear la nueva moneda africana que entre otras cosas le costó la vida):
        Una parte se transfirió al Gosbank, como pago del armamento soviético al Ejército de la República y otra parte, la más grande, fue transferida a París, al Banco Comercial para Europa del Norte (los 1.896 millones de francos que aún quedaban en el año 39) , propiedad del PCE de la Unión Soviética y de la que vivieron los republicanos en el exilio. Desde este banco el gobierno republicano pagó las armas que se consiguieron en Praga, Varsovia, Bruselas, Nueva York, México etc. El dossier Negrín y la contabilidad soviética aclaran un turbio asunto: no quedaba oro español en Moscú (sin embargo, aún quedaban todos esos millones de francos a nombre de los citados individuos de nacionalidad española). El dossier Negrin afirmaba, como no, que todo el oro se gastó en la compra de armas, munición etc. Los documentos analizados por Martín Aceña demuestran que además de cobrar hasta el último fusil a España, también facturó con cargo al oro todos los servicios prestados por su custodia, a un precio puesto libremente por ellos. Los rusos cobraron el transporte a Odessa. El oro español estaba casi totalmente, en forma de monedas y los rusos cobraron, a un precio elevadísimo, la fundición de estas a lingotes. Cobraron por cada movimiento, por cada transferencia y por cada cambio de divisas y se señala que se cometieron muchas irregularidades en los tipos aplicados en esas operaciones. Todo estaba positivamente facturado y con recibos. Martín Aceña apunta que la operación de depositar el oro en Moscú fue un desastre para la República. Todas las compras a la URSS se hicieron al contado, a precios exorbitantes, y en casi todas las ocasiones no se recibió buen material. Al ponerse en manos de Stalin, el Gobierno español perdió por completo su autonomía financiera. En abril de 1939 los funcionarios de la nueva administración franquista que entraron en la caja fuerte del Banco de España, la encontraron vacía. Franco se encontró con 0 pesetas en el banco.

        Y si alguien sospecha que esto viene de fuentes franquistas, aqui tenemos lo que explica Indalecio Prieto de su puño y letra, publicado por la fundación Andreu Nin

        http://www.fundanin.org/prieto1.htm

        ¡¡Que manera de robar, los representantes del “pueblo”!!

        Gerald Howson, probablemente el estudioso más serio (y además un antifascista) y sólido de la ayuda militar soviética a la República, ha calculado que, sólo mintiendo en el tipo de cambio (usando cambios erróneos peseta-dólar), la URSS le pudo chulear a la República unos 50 millones de dólares. Los rusos, por cierto, exigían el pago previo al envío del material; cosa que no le pasó a Franco, el cual, por ejemplo, en 1944 todavía estaba cerrando pufos con los alemanes. Y eso a pesar de que la garantía del pago (el oro) estaba bajo su custodia.

        Las facturas de los pagos demuestran que le vendían (o compraban, a saber) a precios exorbitantes material de pésima calidad. Un atraco y hay más, pero ya basta, solo quería que se supiera que no son “historias para no dormir” dicho con sarcasmo, sino verdaderas historias para no dormir.

      • Tripolitano dijo:

        Cuanto más leo sobre este tema del oro, más “valor” pierde la segunda república y-o su comportamiento durante la guerra, vista con ojos históricos. Quien no dormía demasiado, por el peso de la mala conciencia, era el propio Negrín (que al parecer redactó incluso una especie de testamento expediente llamando a su devolución). Y es que es probable que incluso él fuese engañado.

        No es por la extrema derecha por dónde llegan tales informaciones –en todo caso, el franquismo se encargó de hacer propaganda con el tema: pero el tema era cierto— sino por testimonios de los propios republicanos, protagonistas con mala conciencia o investigadores honestos del tema (los libros de Francisco Olaya Morales la verdad que tienen muy buena pinta).

        Que los “fachas” o histriones se hagan eco de ello –seguro que a medias– no invalida que fue un movidón. Quedarse con la primera parte, como hacen los historiadores “progres”, tipo Angel Viñes, no sirve para nada, porque lo que sucedió es que se llevaron al redil de la confuSION, a determinados políticos débiles o debilitados…

  5. M.C. dijo:

    La ayuda de EE UU a la URSS fue abrir el tantas veces reclamado 2º frente cuando los nazis estaban derrotados. Toda la maquinaria de guerra del ejercito rojo era de fabricación propia. Si, les ayudaron con aluminio y níquel, cuyas fabricas fueron destruidas, no veas tu lo determinante de la ayuda. Soy hijo de obreros y descendiente de campesinos gallegos, ni yo, ni mis ascendentes íbamos ver una onza del puto oro. Quizás según tu teoría, era mejor llevarlo a la cueva de piratas de Fort Knox donde se volatizó recientemente el oro alemán. O que con el mismo compraran los franquistas un ejercito y entraran como el gilipollas de Mussolini (en palabras de Ciano) en la 2º guerra mundial. Si en algo sirvió para aniquilar el ejercito nazi, pues bien empleado fue. ¿Qué esperaban los sediciosos militares, clero, latifundistas parásitos, caciques, burgueses y banqueros judíos? ¿Qué les estuviera esperando en Madrid?. Si fuesen buenos militares y no solo contar con el único ejercito profesional del frente, cuando tuvieron tiempo, en vez de perderlo en la hazañita de ir al Alcazar, fueran directamente a cortar la línea de suministro entre Madrid y Valencia y rodear Madrid, quizás otro gallo cantaría. En Madrid tenían una quintacolumna de Ciprianos Meras y Casados, que les facilitarían la acción. Los primeros envíos de armas soviéticos no eran cobrados, luego si, faltaría más. Francia no mandó ni los aviones contratados antes de la guerra. La única condición que ponían para mandarles material de la mejor calidad , eran que fueran puestos en manos de comunistas, que no cayeran en manos de los de la revuelta tras las líneas del 37. Los trotskos y demás del POUM, siempre quintacolumnistas (esos que pones en los enlaces, siempre con el fascismo capitalista, ya sea directamente o mediante la practica del entrismo. Andreu Nin abatido por los patriotas comunistas cuando trataba de huir por tierras de Albacete, y su 2º Joaquim Maurin apresado por los franquistas, más tarde puesto en libertad con identidad nueva y exilio dorado en Yanquilandia (¡qué casualidad! cuando los franquistas liquidaban a todo presunto repúblicano)

    • Tripolitano dijo:

      Vamos, MC. Déjate de estalinismos de postín. No proceden. El tema del oro no es como para concluirlo con postureos ideológicos, ni lagrimitas familiares, ni lecciones de historia “fast-food”. Fue un tema real y que tenía más finalidades que las aparentes, como lo atestiguan ni más ni menos que el testamento del ministro al que “liaron” para que extrajera todo el oro (y plata) del Banco de España, el ex ministro de Hacienda Negrín, en una decisión suicida para cualquier Estado, por muy en guerra esté. A mi no me suena nada parecido en la historia… Hay que leer más sobre el tema.

    • M.N. dijo:

      Estimado M.C. todas las consideraciones y justificaciones que sobre el asunto del Tesoro Nacional “fundido” en la URRS que tú estimes oportunas no voy a rebatirlas, estás en tu derecho de pensar como piensas, pero los hechos son los que hay y lo que quería expresar es que no eran historias para no dormir sino un tema muy serio. Siempre es interesante conocer como piensas otras personas y sus puntos de vista, pero permíteme solo una una aclaración: un Tesoro Nacional no lo ve ni lo toca nadie, ni los ricos, ni los pobres, ni los curas ni los empresarios, se queda custodiado en la caja fuerte como garantía de pago y sirve a toda la nación o estado y sigue sirviendo a los hijos de los hijos de quienes en esa nación habitan, para eso sirven los Tesoros, no para venderlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s