INOPORTUNA SORDERA: UNA PEQUEÑA ANÉCDOTA

Nuevo texto de nuestro compañero Carlos. Como curiosidad, tengo que añadir que el judío Oscar Strauss comandó a la policía y los servicios secretos para reprimir a los anarquistas.

800px-Oscar_Solomon_Straus_cph.3b35056

El sionismo echó temprana raíces en los EEUU de Norteamérica. Durante treinta años, desde 1887 hasta 1917, el puesto de embajador de EEUU ante el imperio otomano estuvo ocupado por un norteamericano de ascendencia judía. De esta forma los inquilinos de la Casa Blanca reconocían la especial e indisimulada apetencia que parte de la comunidad judía de los EEUU sentía por las tierras de Palestina, entonces bajo dominio turco. La comunidad judía ya empezaba a tener un importante peso económico y electoral a finales del siglo XIX en la política norteamericana. Importante pero todavía no determinante. Para ello faltaban todavía unos pocos años.

En la persona de Oscar Strauss recayó el cargo de embajador en Turquía nombrado por el presidente Cleveland en 1887. Strauss sería posteriormente,en 1906, nombrado Secretario de Estado de Comercio y Trabajo en el gabinete de Theodore Roosevelt, aquel que mostraba públicamente su alegría por haber matado a “algún que otro español con sus propias manos” en sus correrías durante la guerra de 1898 en Cuba.

Y fue precisamente en una comida para celebrar el nombramiento de Strauss como miembro del gabinete de Th. Roosevelt, donde el mundo real se nos apareció sin disfraz quedando al descubierto la verdadera relación de fuerzas de la política norteamericana. Varios comensales lanzaron sus soporíferos discursos y entre ellos, Roosevelt , que poniendo la cara de fervoroso creyente incapaz de faltar a la verdad, afirmó: “ Strauss ha sido nombrado debido a sus méritos y aptitud para el cargo exclusivamente; el hecho de que sea judío no ha jugado papel alguno en mi decisión”.

La mala fortuna, para Roosevelt, quiso que entre los que tomaron la palabra con posterioridad a él, figurara el financiero judío Jacob Schiff, con vista de lince para amasar capitales en el casino financiero pero con una indisimulable dureza de oído. Para regocijo de los presentes, Schiff manifestó “su agradecimiento a la persona del presidente por haber escuchado su consejo a la hora de decidir cuál era la personalidad judía más apropiada para pasar a formar parte de su gabinete”.

La escena hoy sería de factura imposible. Ningún presidente de los EEUU se atrevería siquiera a mencionar la condición de judío de ninguno de sus designados. También sería imposible por razones técnicas: los sonotones se han popularizado y la metódica campaña postal, televisiva y radiofónica de GAES no deja espacio para que la banda de Jacob Schiffs de nuestro tiempo puedan arrogantemente lanzar al viento sus verdades.

Carlos Feuerriegel

Fuente: David D. Dalin. “At the Summit: Presidents, Presidential Appointments and Jews. Ed. Louis Sandy Maisel et al (Lanham,MD:Rowman & Littlefield, 2004) pgs 31-32

Anuncios
Esta entrada fue publicada en IMPERIALISMO, JUDIOS. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a INOPORTUNA SORDERA: UNA PEQUEÑA ANÉCDOTA

  1. Jesús dijo:

    El 20 de mayo de 2015, Israel, que está participando en los bombardeos de la llamada Fuerza Común Árabe, utilizó una bomba de neutrones en Yemen. Se trata de una bomba nuclear táctica que mata todo ser viviente sin destruir la infraestructura.
    http://www.voltairenet.org/article188195.html

    De ser cierta esta información (ver vídeo, hongo inconfundible), sería la tercera vez que los judíos utilizan armamento nuclear contra los seres humanos. Truman (Hiroshima y Nagasaki) era de esa confesión.

  2. Jesús dijo:

    Wesley Clark, general retirado del Retirado del Ejército de EEUU y ex Comandante Supremo Aliado de la OTAN en Europa, aboga por perseguir a los estadounidenses “radicalizados” y “desleales” y propone encerrarlos en campos de internamiento, mientras dure “la guerra contra el terror”.

    Lo más alarmante del caso, es que Clark compara una guerra declarada, como fue la Segunda Guerra Mundial, con un conflicto difuso y no declarado, sin enemigos concretos, como es la “guerra contra el terror”.

    El judío Wesley Clark dirigió los “bombardeos humanitarios” contra Yugoslavia en 1999.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s