Amnistía Internacional y el niño palestino decapitado en Siria por los “rebeldes”

Cn44x9cW8AAjMUu

Cuando George W. Bush invadió de forma masiva Irak en el año 2003, causando estragos y destruyéndolo casi todo, en la guerra iniciada por su padre en 1991, que contó con la imprescindible ayuda de los medios de comunicación y especialmente también de las organizaciones “humanitarias”, como Amnistía Internacional, envió entonces a sus tropas y las de países aliados. Sin embargo, años después, dado el gran descrédito ganado en su nación y en el exterior, por los soldados muertos y el enorme coste, y en menor grado aunque en mucha mayor cuantía, por paradójico que pueda parecer, por los innumerables crímenes cometidos en una de las cunas de la civilización, la oligarquía estadounidense decidió cambiar de estrategia. Se iba a seguir algo muy similar a lo que se hizo en Afganistán a finales de los 70 y en los 80, o en América Latina este último periodo. Consistía no ya en enviar al propio ejército, sino en contratar a asesinos a sueldo. Seymour Hersh, el periodista norteamericano, ya avisó de este giro en el año 2007. 1 La llegada de Barack Obama a la presidencia en el año 2009 tiene que ver también con este cambio en las formas para ocultar y justificar fondos todavía más siniestros.

Ahora a los mercenarios financiados, entrenados y armados, por ejemplo el ISIS, el Ejército Sirio Libre, u otros tantos nombres creados, para destruir estados independientes y seculares, se les haría pasar por organizaciones opositoras o revolucionarias que luchaban contra un supuesto, y llamado, régimen tiránico o dictador brutal. Algunos de estos batallones de mercenarios cumplirían con una segunda función encomendada, es el caso del Estado Islámico, servir de malo de la película para dar validez a intervenciones militares a gran escala y aterrorizar y someter a la propia población de Estados Unidos o Europa. En este juego escalofriante han andado desde este viraje. Para ello han necesitado, además de los mencionados medios y estructuras “humanitarias”, de la colaboración de la izquierda occidental, que sometida y vendida a la poderosa oligarquía de la UE y de Norteamérica como está, se ha prestado a tal perversa misión y andadura.

En este desdichado y criminal deambular al que han conducido al mundo, emergía los pasados días en las redes sociales una de tantas y tantas macabras escenas que han generado en tantos y tantos países. Era la decapitación de un niño, al que sacaron de un hospital, ocurrida en las cercanías de la ciudad de Aleppo en Siria. Por parte de uno de tantos nombres de grupos creados a propósito con el fin de que si uno cae en mala fama por sus terribles actuaciones, sea sustituido por otro, y así continuar con la ficción de la resistencia popular y opositora. Aunque en Siria, como en Libia, nunca hubo una revuelta popular o pacífica. Tales grupos colaboran entre ellos, intercambiándose armamento o combatientes, y si es necesario se les hace luchar a unos contra otros por motivos egoístas y personales, haciéndolo pasar como que se combate a los malos terroristas, apoyando a los “buenos”.
En este caso la fechoría corría a cargo de Nour-Al-Din Al-Zenki, a los que Estados Unidos ya había entregado modernos misiles antitanque para destruir al ejército del legítimo Gobierno de Siria. 2, 3 Este tipo de mercenarios, sin el menor de los escrúpulos, son los llamados “rebeldes u opositores moderados”, con militantes en su gran mayoría extranjeros y una minoría de criminales sirios.

Ante una situación tan comprometida, como tantas ya ha habido, las estructuras “humanitarias” y los medios quedan en claro entredicho y en evidencia de cara a sus ingenuos o interesados seguidores. Los “buenos chicos” no eran tales, sino que muestran ya a las claras, hasta para los más deliberadamente obtusos, su verdadero rostro como psicópatas sanguinarios.
Amnistía Internacional, por enésima vez, ofrecía del mismo modo su faz real. Justificando lo injustificable y poniendo un borrón más en su cargado historial de actuaciones truculentas.

El Movimiento de Nour al Dine Zinki emitió una declaración condenando la decapitación y trató de distanciarse del incidente, al que calificó de “error individual”, al tiempo que reafirmaba su compromiso de respetar los derechos humanos.
“Además de condenar esos abusos, los líderes de los grupos armados de oposición deben eliminar de sus filas a cualquier miembro sospechoso de haber cometido violaciones graves del derecho internacional humanitario”, ha manifestado Philip Luther. 4

Screenshot_2016-07-22-15-49-27-1

Quieren salvar el pellejo a esta, y otras, organizaciones criminales. Haciendo ver, nada más ni menos, el degollamiento de un niño como un “error individual”, un caso aislado, cuando los hechos no hacen sino mostrar una y otra vez que tal actuación es la norma. Si como dice Amnistía, y ellos bien que lo saben, estas agrupaciones armadas eliminan a todos los que han cometido violaciones contra los derechos humanos, no queda nadie, pues ellos no son otra cosa que matones por dinero. Estamos ante un cómplice lavado de cara de organizaciones netamente criminales. Todo esto es tan aberrante como surrealista, como la misma Amnistía.
Las personas, que ya están escarmentadas de tanta mentira y maldad, exponían en redes sociales como Twitter (a la que quieren censurar por evidenciar hechos molestos para algun@s hombres y mujeres poderos@s), la falsedad de la alegación del “error individual”, al mostrar como un grupo numeroso es responsable de esta matanza y como son comandantes de tal organización los que están allí presentes.

Screenshot_2016-07-22-16-04-56-1

Que este batallón de mercenarios de Al Din Zinki pose con banderas de ISIS tampoco es muy sorprendente, son lo mismo con distinto nombre de marca.

Screenshot_2016-07-22-16-05-12-1

Publicado por Mikel Itulain

Referencias:
1. Seymour M. Hersh. The redirection. The New Yorker. 5.03.2007.
2. Vanessa Beeley. Syria: Beheading of Palestinian Child Prompts US to Disassociate from its Proxy Psychopaths. 21st Century Wire. 20.7.2016.
3. Gareth Davies. And these are the ‘good guys’. Sickening video shows US-backed Syrian rebels taunting and then brutally beheading a young boy because he was an ‘spy’. Dailymail. 19.7.2016.
4. Siria: la decapitación de un menor grabada en vídeo, nueva prueba de los abusos cometidos por grupos armados. Amnistía Internacional. 20.7.2016.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en DISIDENCIA FABRICADA, IMPERIALISMO. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Amnistía Internacional y el niño palestino decapitado en Siria por los “rebeldes”

  1. M.C. falta dijo:

    “Oposición moderada siria” que curiosamente tiene prohibida la entrada en USA por ser terrorista de la franquicia Al Qaeda, como se demostró esta semana con uno de sus lideres. Estos “patriotas sirios” de la “oposición moderada” de origen saudí, tunecino, turco, europeo etc. en un 95%, también curiosamente, no lucha contra Israel y no actua en Iraq porque allí USA forma parte de la coalición con el gobierno, mientras en Siria actuan ilegalmente sin autorización y violando la soberanía siria.
    Venga muchachos, legión extranjera de la OTAN sionista, “rebeldes robolucionarios” de troskos y M.N.s de la vida, aguantad unos meses que ya viene la Hillary.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s