APACENTANDO LA MANADA

por Juan Manuel de Prada

(ABC, 18 de noviembre de 2017)

La morralla informativa que rodea el juicio contra los bicharracos de “La manada” vuelve a demostrarnos que nuestra época pone tronos a las causas y cadalsos a las consecuencias; y, no contenta con esta perversión filosófica y moral, saca pecho, la muy hipocritona. Naturalmente, todo el debatito en torno al disputado “consentimiento” de la joven que sufrió al asalto de los bicharracos es (salvo para el tribunal que juzga el caso) por completo inane; pues una joven que hubiese consentido en someterse a tales aberraciones se trataría en realidad de una joven espiritualmente envilecida, anímicamente desahuciada y con el consentimiento por completo viciado.

Aquí nos interesa resaltar otra cuestión. Lo que han hecho esos bicharracos es exactamente lo mismo que hacían, según supimos hace poco, unos futbolistas multimillonarios que contrataban los servicios de un pornógrafo para que les organizase “bukakes”. Sólo que aquellos futbolistas multimillonarios pagaban al pornógrafo, que a su vez pasaría una propinilla insignificante a la pobre muchacha que se prestaba a la vileza, mientras que los bicharracos de “La manada” no podían permitirse estos dispendios. Pero una mujer, cualquier mujer, que se presta a sufrir tal atropello, con o sin consentimiento, a cambio de dinero o gratis total, está destruida espiritual y anímicamente; y los miserables que se sirven de su debilidad seguirían siendo alimañas, aunque no hubiesen tenido que forzarla para satisfacer sus apetitos.

¿Y por qué proliferan estas alimañas, lo mismo entre los multimillonarios que entre el lumpen? Porque se ha impuesto una ideología monstruosa que afirma que la sexualidad humana es benéfica y, por lo tanto, debe someterse a constantes estímulos. Pero, como nos enseñaba Chesterton, la sexualidad humana es como el agua: benéfica cuando se encauza; destructiva cuando los cauces se desbordan y se rompen los diques. Una sexualidad sometida a constantes estímulos morbosos destruye nuestra humanidad y nos hace esclavos de nuestros instintos, a la vez que convierte a los demás en meros instrumentos para su satisfacción. A ningún hombre sanamente constituido se le ocurre disponer en manada de una mujer y filmar su felonía. Sólo personas desalmadas y con la afectividad destruida conciben tales aberraciones. Aunque, en realidad, no las conciben; se limitan a reproducirlas como simios, después de haberlas contemplado en una pantalla. Porque detrás de estas acciones purulentas se halla siempre el consumo bulímico de pornografía; y también el uso de instrumentos tecnológicos infrahumanos, como las apps de citas que promueven las coyundas más sórdidas y animalescas.

Tales estímulos, a la vez que arrasan la vida moral y afectiva, convierten a hombres y mujeres en pingajos incapaces de mantener relaciones amorosas sanas. Pero también son eficacísimos (y baratísimos) métodos de control social que convienen a los trituradores de almas: son el “soma” infalible que garantiza la alienación de las masas, son un magnífico aliviadero de frustraciones y un ofuscador de conciencias que animaliza a sus adictos y los incapacita para luchar por una vida digna y enaltecedora. Pero, entre los hipócritas que se rasgan las vestiduras, nadie se atreve a señalar la causa del mal. Y es que todos ellos son lacayos de ideologías que han colaborado en la proliferación de estos monstruos, exaltando el naturalismo instintivo y declarando abolidos los frenos morales, consagrando una sexualidad putrescente desligada de la expresión de los afectos y aplaudiendo la infestación pornográfica que padecemos. Ellos (y ellas) son los auténticos apacentadores de la manada.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a APACENTANDO LA MANADA

  1. Mª Luisa dijo:

    Magnífico, lo suscribo al 100% y añado que desde el punto de vista esotérico, la perversión de la sexualidad activa los chakras inferiores, que acabarán imponiendo su dominio sobre los superiores y de este modo alienando al ser humano. Pura magia negra.

  2. Jesús dijo:

    Estoy de acuerdo con la exposición del señor De Prada. No aprecio que se haya cometido delito alguno. No hay lesiones, heridas, ni un rasguñazo.
    Eduquemos a nuestros hijos para que respeten a las mujeres, y a nuestras hijas para que respeten a los hombres, y se hagan respetar…

    • danipirata80 dijo:

      Creo que dos de ellos ya han admitido que no fue consentido

      • Jesus dijo:

        El comportamiento de esta manada es ciertamente cobarde, depravado y miserable. El de la chica es de una persona invalida, que no sabe cuidar de si misma.
        Creo que deben indemnizarla por difundir el video del menaje Sanferminesco que le organizaron a la pobre chica, eso es todo…

      • Jesus dijo:

        El comportamiento de esta manada es ciertamente cobarde, depravado y miserable. El de la chica es de una persona invalida, que no sabe cuidar de si misma.
        Creo que deben indemnizarla por difundir el video del menaje Sanferminesco que le organizaron a la pobre chica, eso es todo…

      • Aingeru dijo:

        Aupa Dani

        Cambiando de tema te queria recomendar el siguiente video sobre numerologia, si le dedicas unos minutos seguro que te interesa:

        Saludos

  3. Capreolus dijo:

    Fue todo consentido, asi quedo probado en el juicio y en una de las sentencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s