Frente al Nusra: Estados Unidos nos abastece de armas, pero no tanto como deseamos

Al Ahed News, 27 de septiembre de 2016 — Un Comandante del grupo terrorista Frente al Nusra (actualmente Frente Fath al Sham) declaró que su grupo recibió armas “directamente” de Estados Unidos, pero no tanto como deseaba.

En una entrevista concedida al periodista alemán Jürgen Todenhöfer, del diario Kölner Stadt-Anzeiger, el terrorista asegura que “los combatientes del Frente Fatah al Sham obtuvieron, en particular, sistemas de misiles antitanque TOW.”, según el artículo.

Respondiendo a la pregunta de si obtuvieron las armas a través de los denominados “rebeldes moderados” (que son apoyados abiertamente por EEUU), el líder terrorista aseguró: “los misiles nos los proporcionaron directamente. Los norteamericanos están de nuestro lado”, lamentando que la colaboración entre ellos no proceda de la manera que él desearía.

El diario especificó que la entrevista fue realizada antes del “misterioso” bombardeo del convoy humanitario de la ONU cerca de Alepo el 19 de septiembre. Entonces, el comandante afirmó que no permitirían que la caravana entrase en Alepo hasta que las fuerzas gubernamentales no retrocedieran.

“El régimen debe abandonar todas las áreas para que permitamos entrar a los vehículos. Si algún camión intenta entrar, detendremos al conductor”, compartió entonces.

Durante la entrevista, el terrorista afirmó que Al Nusra no aceptará “términos medios” y que su objetivo es “la caída del régimen”.

No es solamente EE.UU.

También mencionó que cuando el Frente al Nusra se encontraba acorralado, contó con el asesoramiento de “oficiales de Turquía, Catar, Arabia Saudita, Israel y EE.UU.”. Al ser preguntado si los instructores militares norteamericanos están presentes en las filas de los yihadistas, Al Ezz respondió: “Los estadounidenses están de nuestro lado”.

Asimismo indicó que la organización terrorista ha recibido tanques y sistemas de lanzacohetes múltiples enviados desde Libia a través de territorio turco. El Frente al Nusra también cuenta con apoyo financiero de Washington, Arabia Saudita, Catar y Kuwait. “El dinero provenía de los Gobiernos de esos Estados, no de individuos privados”, subrayó.

Por su parte, Estados Unidos ha negado que esté prestando apoyo a ese grupo terrorista. “Nunca hemos proporcionado al Frente al Nusra ninguna ayuda. Lo consideramos como una organización terrorista internacional, filial de Al Qaeda, y buscamos su destrucción”, dijo el portavoz adjunto del Departamento de Estado, Mark Toner.

Publicado en IMPERIALISMO, SIONISMO | 3 comentarios

GRAN FARSA DE AL-JAZZERA

Cuando estaban mostrando un supuesto hospital lleno de supuestas víctimas de bombardeos rusos y sirios aparece en la esquina un joven matándose de la risa y a continuación poniéndose enfermito…
Algunos incluso aseguran que estas imágenes son grabadas en Qatar y Arabia Saudí, en verdaderos estudios de cine con horas de ensayo, algo que ya ocurrió varias veces en el pasado, cuando en Qatar se fabricó la Plaza Verde de Libia para aparentar al mundo que los rebeldes la habían tomado. Así es la cadena en la que curra orgulloso Fermín Muguruza. Por eso hay que ir a joderles cuando los traen los imperialistas de Amnistía Internacional.

Publicado en DISIDENCIA FABRICADA, IMPERIALISMO | 3 comentarios

LO QUE ESTÁBAMOS ESPERANDO!!!

RUSIA DA LUZ VERDE A SIRIA PARA DERRIBAR AVIONES DE ISRAEL

Después de que IsraHELL atacara posiciones militares de Siria, en respuesta a los proyectiles disparados en el Golan que explotaron dentro de Israel, el Kremlin pidió a Netanyahu que den muestras de moderación y, al parecer ha dado permiso a Siria para volar en mil pedazos cualquier avión israelí.

El mensaje de Rusia ya puede haber tenido efecto.

CONFORME SE DESARROLLEN LOS ACONTECIMIENTOS VEREMOS DESPLEGADOS LOS #S200 SIRIOS Y LOS INMISERICORDES #S300 QUE NO VAN A FALLAR…

Fuente: https://goo.gl/K3vvXf

Publicado en SIONISMO | Deja un comentario

Alain Soral. Extractos sobre la Iglesia Católica y el Concilio Vaticano II

Publicado en IGLESIA | 1 Comentario

Las clases productivas ucranianas más allá del impasse identitario

Las estancias institucionales del Estado ucraniano venían siendo, desde el pos-sovietismo, material operativo en manos de la hegemonía administrativa ukra

rusia-ucrania-banderas

Tamer Sarkis Fernández

La exposición sobre el papel del Tratado de Adhesión a la UE, que fue un documento de liquidación total de las fuerzas productivas ucranianas, por lo mismo colmó de esperanzas a las clases improductivas del país, con preminencia asentadas al Oeste. La pequeña burguesía ukra, la burguesía comercial conectada a los centros distributivos más o menos limítrofes con la eurozona, así como el funcionariado kievita capturador de tributos a patentes y actividades mercantiles, rieron a coro ante su oportunidad histórica. En tanto que clases vehiculares, acumuladoras de Capital a partir del ingreso de beneficio comercial sobre el Valor antes creado, se las iba a necesitar para romper los hielos de un mercado hasta ese momento menos permeable a “occidente”. Victor Yanukovich, quien seguía con fidelidad la estela de elitismo caracterizadora de la burguesía tardo-soviética y pos-soviética, no se molestó en explicar, claro y rotundo y al grueso de la población, las mordazas inherentes al tratado: dependencia energética, dependencia a la decisión exterior sobre iniciativas nacionales de producción y sobre volúmenes de producto, dependencia sobre destinos potenciales de exportación, dependencia por sustitución de capitales físicos y dinerarios, dependencia financiera, imposición de cuotas de mercado… Frente al mutismo oficial, quien hubiera llevado las de ganar de haber sido claro, tomó cada vez más fuelle la pelota amasada por los escarabajos “occidentales”, quienes pudieron hacer brillar en solitario, ante ramas poblacionales impacientes, su neón publicitario de “exportación de democracia”, “regeneración política en trasparencia” y “desrusificación”. Con esa vieja cantinela de luces ultramodernas velaron los ojos de no pocos ucranianos a sus huesudas y largas garras de esqueleto neocolonial.

Por lo demás, las estancias institucionales del Estado ucraniano venían siendo, desde el pos-sovietismo, material operativo en manos de la hegemonía administrativa ukra. Los intentos, sinceramente regenerativos, implementados por el Partido de las Regiones en pro de corregir ese sesgo procediendo a una redistribución territorial extensiva de las cuotas de poder y de las funciones oficiales, quedaron siempre en paréntesis, entre ellos el postrer empeño de Yanukovich. Incluso los elementos y estamentos empoderados, surgidos del ámbito geográfico oriental y rusófono cultural, fueron altamente cooptados por la empresa “occidental” al fragor de sus promesas de integración ucraniana en el campo imperialista, con las consiguientes prebendas. Las sirenas euro-atlánticas susurraron las bondades de la OTAN en la captura de botines mientras los magnates extranjeros judeosionistas, de la finanza, de la extracción y del polígono fabril, pedían cortesmente la mano de sus candidatos ucranianos a partenaires. Y, en el abrazo, era el puñado de inversionistas judeo-ukros constituido en el interior, quien se ponía el babero para dentellear el costillaje permisible de la presa nacional. Sólo considerando el trasfondo tanto identitario como material-dinerario de las dinámicas de amplia deslealtad estatal, y también entre los llamados “poderes fácticos”, al Ejecutivo democráticamente elegido en Ucrania, comprenderemos la deserción militar ante el imperativo de defensa ejecutiva, los cambios de bando en el mando policial y el sabotaje organizativo entre los destacamentos de la burocracia capitalina.

La puesta “occidental” de encaje funcional ucraniano al dividendo y a los insumos agro-industriales era, inextricablemente, operación de arrinconamiento ruso en Asia y privación del tránsito de hidrocarburos como factor primordial de acumulación capitalista para Rusia. Tal proyecto chocó de lleno con la estructura de clases instalada en el levante ucraniano, donde un grueso poblacional empeñado en sectores productivos o bien laboralmente rotativo entorno a estos, se resistió -y resiste- a la fagocitación. Hablamos de un hemisferio oriental dotado de minería y procesado carbonero, de policultivo, de grano, de industria de equipo, de siderurgia, de generación eléctrica y de producción de vehículo pesado, entre otros campos. El finiquito a la relativa independencia industrial que el territorio -hoy Novorrusia- había disfrutado, se presentaba como un potencial desastre obrero en contraste con las ventajas comparativas que el Este hallaba en unas relaciones comerciales con Rusia articuladas hasta hacía poco por Kiev, pero cortadas en seco por el Gobierno golpista “avalado” por la esceneografía de la plaza Maidan. En previsión de estas contradicciones, “occidente” ya había ido cimentando, a base de instrucción y pagaré, una fuerza de choque identitatia de gran violencia exclusionista y a la que fue sumando contingentes mercenarios de chechenos, kosovares y tártaros. Aprovechó para tales fines un poso hondo de aversión instalado en la memoria del Oeste ucraniano, y que no respiraba a gusto bajo el recuerdo de la hambruna de 1923 ni bajo cierta corrupción gubernativa premiada por más de una contrata moscovita. “Occidente” aprovechó también el irracionalismo etnicista transmitido entre generaciones y bebedor de una añeja nazi-filia reactiva a los excesos disciplinarios de Stalin contra el viejo régimen de propiedad rural. Las complicidades entabladas con la Wehrmacht en su Operación Barbarrossa, dan buena muestra.

Catalizando esa identidad -etnicista y etnicida- contra el pueblo ucraniano del Este, “occidente” sabe bien lo que hace: generar la lógica respuesta identitaria defensiva, como situando a las gentes ucranianas frente a frente y subsumiéndolas en su juego perverso de espejos contrapuestos. La respuesta mecánica culturalista dada por quienes a lo ancho de Novorrussia se defienden de los genocidas ukros, es una respuesta justa. Y es una respuesta obvia, al venir determinada por los vientos asesinos que soplan desde el Kiev y, más, allá, desde Berlín, Tel-Aviv, Londres, Washington y NY. Sin embargo, la obviedad “servida en mesa” es siempre reacción-reflejo pautada por un Imperio que deduce su unidad a partir de organizar, en la fragmentación y el enfrentamiento, a sus potenciales antagonistas. Porque, ¿acaso no fue Ucrania, tiempo ha, plenamente europea y plenamente rusa en una auto-concepción que, lejos de ser dualismo excluyente, conformaba dualidad complementaria?. ¿Acaso son la pequeña burguesía y burguesía comercial parasitarias, instaladas en Kiev y en la vertiente occiental ucraniana, representativas del grueso sociológico y demográfico “ukro”?. ¿Acaso arrastran, con su beneficio particular, algún beneficio y bonanza generales a la ciudadanía hegemonizada hoy por las señas identitarias anti-rusas?.

Mientras “occidente” pone a rodar identidades cosificadas en una reciprocidad de desgastes, optimizando así las dependencias gentilicias a quienes extenderá luego su carta profesional de Jefe-reconstructor, desde las Repúblicas Populares declaradas en Novorrussia resuenan las llamadas a la unidad popular. Resuenan las llamadas a la unidad trans-territorial por la soberanía política e independencia material de un país al que ni oligarcas ni clases intermediarias ni paniaguados corruptos puedan seguir usando como moneda de cambio; no importa si escribiendo su transacción en cirílico o en grafía latina, si genuflexos ante la Bolsa de Moscú -por cierto, bajo hegemonía administrativa e inversiva de “occidentalistas”- o ante Wall Street. Esos fariseos deshonran, a la par, las nobles filias del pueblo hacia la cruz latina tanto como hacia la ortodoxa. Deshonran la veneración por el calor del carbón contra el crudo invierno, tiñendo la franja negra de la bandera del Donbass, tanto como deshonran el derecho del pueblo a alumbrar un futuro en paz, unidad y prosperidad con las refulgentes dinamos de las centrales kievitas.

El autor es vicedirector de DIARIO UNIDAD

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

SE NOTA QUE TRABAJA PARA EL JUDAICO SOROS

maxresdefault

Tomado de JM Alvarez

El “progresista” subdirector de El Diario, Juan Luis Sánchez (imagen), miembro del Consejo Asesor Europeo de la Open Society del mafioso, gángster y criminal estadounidense George Soros (el muy hijoputa se cree Dios). Tremendo “honor”. Y además se le nota en su defensa del imperialismo que asesinó un millón de personas sólo en Iraq.

Sin título231

Cp_rrOVWcAESveO

Publicado en IMPERIALISMO, JUDIOS | Deja un comentario

Un asesor de Netanyahu pide a las potencias occidentales que no acaben con el Estado Islámico

daesh-and-israel

JERUSALÉN.- Uno de los ideólogos más cercanos del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha escrito un artículo en el que pide a Occidente que no acabe con el Estado Islámico puesto que esta organización tiene más valor para Occidente viva. Además, recalca, el “gran enemigo” de Occidente es Irán, algo que, a su juicio, no se reconoce.

El profesor Efraim Inbar, director de BESA, el “centro de estudios estratégicos” de la Universidad ortodoxa Bar-Ilan de Tel Aviv, es un influyente académico que realiza trabajos de asesoramiento retribuidos para el gobierno de Israel, el ejército israelí y la OTAN, y sus opiniones cuentan con un gran ascendiente en la política exterior de Israel y Occidente con respecto a Oriente Próximo.

Otra de las estrellas del centro es Mordejai Cedar, un académico israelí que una vez defendió la violación como arma de guerra para ser utilizado contra las familias de los presuntos atacantes palestinos. En declaraciones a un programa de radio de Israel en 2014, dijo, “lo único que les disuade es si saben que su hermana o su madre serán violadas en el caso de que hayan sido capturadas. ¿Qué se puede hacer?, esa es la cultura en la que vivimos”.

“La existencia continuada del Estado Islámico sirve a nuestros intereses” y “puede servir como herramienta para socavar los planes de Irán, Hizbolá, Siria y Rusia”
“Barack Obama no quiere implicarse en Oriente Próximo y no creo que vaya a cambiar de actitud. Es cierto que está luchando contra el Estado Islámico pero simplemente lo hace para justificar su acuerdo con Irán. Dice que quiere acabar con el Estado Islámico pero no envía tropas y se niega a reconocer que el principal problema de Occidente es Irán”, declara Inbar a Público.

El profesor está considerado una “autoridad en guerra y estrategias de Oriente Próximo” y colabora con numerosos “centros de estudios estratégicos” de todo el mundo, especialmente de Israel, Estados Unidos, Reino Unido y Australia, creando opinión en las esferas de influencia y de información. Es director de BESA desde 1992 y ha recibido un sinfín de galardones, uno de ellos de la OTAN.

Su artículo titulado La destrucción del Estado Islámico es un error estratégico constituye el primer caso en que una personalidad israelí tan influyente defiende de manera abierta que Occidente mantenga vivo al Estado Islámico. Sin embargo, con anterioridad otros creadores de opinión israelíes ya se habían manifestado en esa línea. “La existencia continuada del Estado Islámico sirve a nuestros intereses estratégicos” y “puede servir como herramienta para socavar los planes de Irán, Hizbolá, Siria y Rusia” para conquistar Oriente Próximo, escribe el director de BESA, un centro que afirma que su objetivo es profundizar en una “agenda sionista conservadora y realista”.

Según Inbar, Estados Unidos está cometiendo una “locura estratégica” al mostrar la inclinación de colaborar con Rusia contra el Estado Islámico y sin atender a que el gran problema de Occidente es Irán. El gobierno de Netanyahu no se cansa de repetir esta posición, aunque el martes, el director de Mosad hasta el pasado mes de junio rechazó esta opinión.

Tamir Pardo, que mientras dirigió el Mosad no se cansó de repetir hasta la saciedad que Irán era el gran peligro para Israel y Occidente, ha dicho ahora, sólo unas semanas después de dejar el cargo, que el gran peligro para Israel no es Irán sino las derivas de la sociedad israelí que, en su opinión, pueden conducir a una “guerra civil”. “Si una sociedad dividida cruza cierta línea, se puede llegar a una guerra civil en casos extremos. Me da miedo de que nosotros marchemos en esa dirección”, ha advertido Pardo, para quien la distancia entre la situación actual en Israel y un conflicto bélico interno es cada vez menor.

Sin embargo, el profesor Inbar sigue defendiendo la misma línea que Pardo antes de dejar el Mosad, que es la línea oficial, en el marco de la campaña de hasbara, es decir de “propaganda” contra Irán característica de todos los estamentos oficiales israelíes, desde el gobierno hasta el ejército pasando por los numerosos “centros de estudios estratégicos” financiados por el gobierno o el ejército. Se da la circunstancia de que, como en el caso de Israel, el Estado Islámico es un mortal enemigo de Irán: ha matado a un gran número de chiíes en Irak y ha expulsado a otros de sus hogares en operaciones de limpieza étnica. Arabia Saudí, como Israel y el Estado Islámico, también considera que Irán, y no el Estado Islámico, es su peor enemigo.
Inbar, ante la idea de que la desaparición del Estado Islámico haría un Oriente Próximo más estable, sostiene que “la estabilidad no es un valor en sí mismo y sólo es deseable si sirve a nuestros intereses”
Una opinión ampliamente extendida en Occidente es que la desaparición del Estado Islámico haría un Oriente Próximo más estable. Con respecto a este punto, Inbar sostiene que “la estabilidad no es un valor en sí mismo y sólo es deseable si sirve a nuestros intereses”, una declaración que coincide con las ideas de los ideólogos neoconservadores estadounidenses que se están aplicando en Oriente Próximo desde la invasión de Irak de 2003.

En su artículo, el profesor Inbar defiende que sería una buena idea prolongar la guerra en Siria, una posición que ya mantuvo un general israelí hace varios años cuando dijo: “Lo que hay en Siria no nos conviene; lo que va a venir tampoco nos conviene, así que lo mejor es que continúe el conflicto”. La guerra siria ha causado la muerte de cientos de miles de personas y ha desplazado a más de la mitad de la población del país.

Otro miembro destacado del Centro BESA, David Weinberg, ha respaldado las ideas expresadas por Inbar. En un artículo titulado ¿Debería desaparecer el Estado Islámico?, Weinberg sostiene que el Califato le interesa a Occidente ya que el Estado Islámico es “un tonto útil”. Este artículo se ha publicado en Israel Hayom, el diario del magnate judío americano Seldon Adelson que defiende las posiciones de Netanyahu.

Esta no es la primera vez que israelíes influyentes y poderosos han argumentado a favor de usar Estado islámico como una manera de atacar indirectamente a Irán. En enero, el ministro de Defensa, Moshe Yaalon, dijo en una conferencia que si tuviera que escoger entre Irán y Estado Islámico: “Escogería al Estado Islámico”. “Nuestro mayor enemigo es el régimen iraní”, aseguró entonces.

En la misma conferencia, el ex comandante del ejército israelí Yoav Galant argumentó que “el desarrollo de los lazos entre los aliados y los enemigos de Israel, ya que se unen para luchar contra Daesh representa una amenaza para Israel”, y que la alianza de facto entre Irán y varios países occidentales de para combatir ISIS en Siria e Irak “crea nuevos retos para Israel”.

Su lógica entonces, era muy similar a la de Inbar. Michael Oren, el ex embajador de Israel en EE.UU, dijo en 2014 que Israel quiere “dejar que el mal suní prevalezca” frente al “mal mayor” de Irán. Hablando como lo hacía en el contexto de una matanza de soldados iraquíes, parecía argumentar que Israel debería permitir que el “Estado Islámico” ganase.

Con todo, es muy similar a la estrategia de alianza tácita entre Israel y el grupo extremista conocido formalmente como el Frente Al-Nusra –

Publicado en SIONISMO | 1 Comentario